//
Go to footer







*** ESTE FORO ACTUALMENTE ES SOLO DE LECTURA. ***






Donde habita la muerte.

Escribe aquí tu relato de zombies (SOLO CAMINANTES REGISTRADOS - Relatos originales de zombies que no tengan nada que ver con The Walking Dead)

Re: Donde habita la muerte.

Notapor Robla » Sab, 13 Sep 2014, 19:32

jane81 escribió:Hola Nadia!!! :D

Tengo muchas ganas de leerme tu historia, tengo muchísima curiosidad y por fragmentos sueltos que he leido estoy convencida de que me va a gustar.

Me la copio y en cuanto vaya leyendo te voy comentando!! No sé a que ritmo podré leer porque voy un pelín pillada pero que sepas que estaré por aquí :D

Un saludo!!! :yeah;


Magnífica elección.
Saludos, Robla.Imagen
ImagenVisita: Mis Relatos Z: Otras historias y Mi Twitter. Imagen


Imagen
Avatar de Usuario
Robla
Moderador
 
Mensajes: 3791
Registrado: Lun, 31 Oct 2011, 13:16
Ubicación: Escondido.


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Dom, 14 Sep 2014, 13:26

Robla escribió:Hola guapisísísíma. ¿Qué tal? Espero que cada día mejor.

Bueno. Procedo a comentar este capítulo, cuanto menos hermoso, fascinante, apabullante, espectacular... ¡emotivo! Pero qué emotivo, en serio. Podría describir el capítulo así y quedarme tan ancho: emotivo. Desde el principio hasta el final. Emotivo. Con algo de tensioncilla, pero emotivo. Majestuoso. Mágico. Emotivo.

He de reconocer, que vuelto al principio del capítulo, y la búsqueda incesante de Bree hacia la persona que más quiere en este mundo, como es Buzz, me ha transmitido mucha ternura. En serio, he odiado con todas mis ganas a JD, aquí. En realidad, quiere a Buzz o se preocupa por él porque Bree es 'su chica'.

Por eso, refiriéndome a los spoilers, ojalá...

Spoiler: Show
Sea esa pareja la que se termine. Aunque claro, bien podrían ser Linda y Buzz, cosa que espero que no, o un spoiler encubierto de que muere Ramón o Sherry. O igual la pareja, no es amorosa, Ethan y Bobby. ¡Uf qué cacao!


El momento hoguera con Chris... es bonito conocer más a este personaje, y ver como ya habla de su hermana como otra chica. Curiosa anécdota. Y yo que duermo poco... c'est la vie! (Hostia, si sé francés, oh lá lá).

Bien Starla ahí, a buscarlos. Bien Bree ahí siguiéndola. Bien ahí Chris. Hasta podría parecer una relación de repulsión-atracción-tensión sexual entre Starla y Chris, pero no, STARLA ES MÍAAAAAAAAAAA. QUE NADIE ME LA QUITE. MÍAAA. UFFFF.

Le he cogido algo de asco a Ethan que he retirado con tesón. Perder a un hijo de sangre te hace decir cosas que a veces no piensas, por el momento, la presión, la tristeza, el dolor, la soledad. Así que hasta lo comprendo, y las respuestas de Bree magistrales. "Es mi hijo".

Con esa frase me puedo dar por satisfecho. Interesante hilo conductor el del niño muerto por el frío, que sirve como punto de inicio, como punto de conexión final entre los dos personajes más distintos de ahí: Starla y Bree, pero que tienen algo noble, lo más noble en común, lo de los niños.

No veo ningún 'tutor' mejor para ese mundo, si desapareciera Bree, que Starla. En serio, y los hay a quién le caerá mal. Tsss. Son las únicas dos que serían capaces de matar, creo yo, a alguien conocido, solo por salvar a Buzz y al resto de niños si se presentase la ocasión. En serio, me alegró que hicieran un funeral, y que prometiera comprometerse a Buzz. Una lagrimilla brota por mi mejilla.

Spoiler: Show
¿Qué le dice un árbol a otro? ¡Qué pasa tronco!


Tensionaca con Melissa. (Melissa, Melissa, Melissa, Melissa, Meliiiissaaaa). Enloqueció. Como su abuelo. Bien muerto esté el abuelo, aunque algo triste su muerte. Porque en el fondo estaba corrompida por lo que le había pasado. Muertes como estas son las que más duelen. Sin duda alguna.

Peterson. Sí, es un héroe. Toda la escena final ha sido emotiva. El reencuentro. Quizás se vea ahora a Peterson con otros ojos. Cuando comentas lo de Wendy... seis años... ¡uf, qué tristeza! Pero me alegra que se unieran al grupo. No podrían sobrevivir solas. A ver qué pasa con Peterson. ¿Y el perro? ¿Dónde está el perro?

JD... lo odié cuando Bree intentaba salvar a Buzz. Debería haberse ofrecido a morir también, por ella. Pero no lo hizo. Solo quiso salvarla a ella, hubiera dejado morir a Buzz. MERECE MORIR. LO QUIERO MUERTO. SESOS ESPARCIDOS POR AHÍ. Y el momento rodando por la nieve... :TVHappy;

Ahora que Bree se autoproclama madre de Buzz... ¿aparecerá la verdadera madre de Buzz?

Spoiler: Show
Buenos spoilers. ::P:

Spoiler: Show
¡SOY MINERO! ¡Y TEMPLÉ MI CORAZÓN, CON PICO Y BARRENA! SOY BARRENERO. Y CON GRACIA, VINO Y SOL ME QUITO LAS PEEEENAAAS!


¡Quiero más Nadia! Más, más, dame más. Pues mi vida es como una noria. Y leerte a ti me infunda ánimos para seguir adelante, como un motor de vida, pues tus palabras me llenan por dentro, me hacen vivir mil historias distintas, me hacen disfrutar de ellas, me hacen ser mil personajes distintos, me hacen querer saber más de aquellos personajes que tanto me gustan y con los que tanto empatizo. Y me hace querer leerte más. Esa finura tuya. Esa perfección. Esa escepcionalidad. Ese tú, tan único, dulce y carismático, además de mágico que solo tú, sabes impregnar en las palabras que escribes.

¡Hasta el viernes!




No tengo, como siempre, palabras suficientes para agradecer que comentes el capitulo, Robla, ya lo sabes.

¡Vamos a ello!

Sí, en este capitulo no hemos tenido la amenaza zombie por ningún lado, de hecho la unica amenaza que ha hecho acto de presencia ha sido la de Melissa, como has dicho quería centrarme en las emociones en este capitulo, sobretodo las de Bree, que nunca me cansaré de contar cosas sobre ella y el día que tenga que parar estaré triste, muy triste.

Bree sabe que le cagó una vez, recordemos aquellos primeros capitulos donde encontraron aquella cabaña en el bosque, cuando solo estaban ella y Buzz y Bree al sentirse que no podía cuidar al niño decidió marcharse, jamás se perdonó tal acto y jamás quiere perder al enano de nuevo >.< con JD es algo así, sí, lo que ocurre con JD es que él quiere a Bree sobre todas las cosas, la ama más que ama a cualquier miembro del grupo y eso incluye a Buzz, por supuesto que JD le tiene cariño a Buzz pero antes se lo tiene a Bree. Pero estas totalmente acertado con esto de quiero al niño de mi chica. xD

Starla <3 yo también la amo, ya lo sabes, más en este capitulo donde se la ha visto algo más humana, no tan bestia, no tan radical y algo más sensible. Esa promesa de Starla a Bree traerá que hablar, tiempo al tiempo. Y claro, Buzz ya es el hijo de Bree, sobre la madre...xDDD llevo tanto tiempo diciendo que llegará, llegará, llegará...que igual nunca llega :SILB pero no seré mala, de verdad que llegará, el momento está cerca, en serio xD pero no puedo decir nada porque se joderia todo.


Yo también creo que Bree y Starla son las perfectas tutoras para Buzz en este momento, Starla le puede enseñar todo lo que tenga que ver con la superviviencia mientras que Bree le da todo el cariño que necesita, los tres harían un gran grupo, la verdad. xD ¿Chris y Starla? ::|: quien sabe, pero estoy segura que de ocurrir algo así Jerry y Natarlie estarían muuuuuy enfadados.

Melissa había perdido ya la cabeza, tal y como Cassandra dijo, ella pasó a formar parte de las hazañas de su abuelo, ya no era lo que un día fue. Cassandra y Wendy van a dar mucho que hablar, que seguro te preguntas ¿Qué hace esta introduciendo personajes nuevos cuando solo quedan tres capitulos por acabar? xDD bueno, te aseguro que los planes de la secuela ya estan en marcha, a buen entendedor pocas palabras. :bailando:

Muertes, muertes, muertes, claro que las habrá, no puedo acabar esta primera parte sin muertes. -Bat:

Si leerme a mi te infunda animos, leer tus comentarios me infunda un paraiso pues sé que siempre lo haces desde el corazón, genialmente bien y me da mil animos para seguir. :Ola: :Ola: :Ola: :Ola: Muchas gracias grande, preparate, porque preparo algo EPICO para los dos ultimos capitulos.

jane81 escribió:Hola Nadia!!! :D

Tengo muchas ganas de leerme tu historia, tengo muchísima curiosidad y por fragmentos sueltos que he leido estoy convencida de que me va a gustar.

Me la copio y en cuanto vaya leyendo te voy comentando!! No sé a que ritmo podré leer porque voy un pelín pillada pero que sepas que estaré por aquí :D

Un saludo!!! :yeah;


¡Hola guapa! :combustion: :combustion: :combustion: :combustion:

Pues me alegro mucho de que te unas a esta aventura también, tienes un montón de capitulos por delante, ya solo nos quedan tres para acabar asi que tranquila, sin prisas y a tu ritmo, yo te iré comentando tus opiniones y criticas encantada (: ¡Eso sí, ten cuidado con los spoilers!

No sabes lo que me alegra que decidas a leer algo mio, que sepas que yo también tengo pendiente echarle un ojo a tu novela, que según he leído es genial. ¡Muchas gracias adelantadas por leerme! :Ola:
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Robla » Dom, 14 Sep 2014, 13:52

Muerte, muerte, muerte.

Me quedaré con eso, y un vergel.
Saludos, Robla.Imagen
ImagenVisita: Mis Relatos Z: Otras historias y Mi Twitter. Imagen


Imagen
Avatar de Usuario
Robla
Moderador
 
Mensajes: 3791
Registrado: Lun, 31 Oct 2011, 13:16
Ubicación: Escondido.


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Irika » Dom, 14 Sep 2014, 22:46

Leído el capítulo "Tomado por las llamas" que no sé qué número es porque hay un fallo en la enumeración de los capítulos, o eso me ha parecido, que me carga un poco mal todo :lol: sea como sea no es nada grave, pero igual te interesaba saberlo.

Me ha gustado mucho, para no variar :lol: siempre es un placer leerte y seamos sinceros, lo es aún más si nos das lo que queremos, ¡un capítulo dedicado a los pequeños! :combustion: ¡Bobby incluído! :aplauso:

Has sido cruel, con el momento casi-violación, sobre todo porque te creo capaz de hacernos sufrir así a todos tus lectores y a Buzz. Suerte que el pequeño es listo y rápido, y el fuego... ¡Bendito fuego! Aunque igual que se ha encargado de librarnos del mal personificado, también nos ha "regalado" momentos de pánico. Devin no iba a morir, algo me lo decía, sin embargo Bobby me lleva oliendo a muerto desde el principio, por mal que suene. ¡Qué tensión cuando no se quería ir, y el suelo cayéndose, y él no se quería ir, y el humo aumentando, y él no se quería ir, no sin su padre! Buzz logra convencerle y por fin el lector puede recobrar el aliento un poco, menos mal.

Nuestros adorados pequeños se van por el bosque y se pierden, y se pelean, ya no pueden más, son muy jóvenes, y ni los adultos en un mundo así actúan con lógica. Si la amistad puede con todo, Linda puede con todo y con más, adoro a Linda.

Muy buena la presencia de lobos :Ola: me has dejado a cuadros, y más por cómo se deshacen de ellos :shock: trauma tras trauma.

Es muy típico engañar al lector, fingir que algo malo está por suceder y luego hacer justo lo contrario, sobre todo con la aparición de personajes, y tú sin embargo no nos engañas, aparece nuestro odiado y querído Peterson, y digo querido porque Peterson mola, mola su malicia, mola él, y le echaba hasta de menos. ¿Qué nos traerá? ¿Será un poco menos malo, o será peor que antes? Tengo unas ganazas de descubrirlo...

Pues lo dicho, muchas ganas de leer el siguiente, seguramente mañana caiga :combustion: hay que disfrutarlo poco a poco, como el buen vino. También quiero saber qué ocurre con el resto, lo mismo no todos logran liberarse de las llamas, el humo y la carne putrefacta andante. Que quiero saberlo todo, *oñe :lol:
Avatar de Usuario
Irika
Moderador
 
Mensajes: 882
Registrado: Vie, 15 Feb 2013, 23:28
Ubicación: España


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Vie, 26 Sep 2014, 20:29

Irika escribió:Leído el capítulo "Tomado por las llamas" que no sé qué número es porque hay un fallo en la enumeración de los capítulos, o eso me ha parecido, que me carga un poco mal todo :lol: sea como sea no es nada grave, pero igual te interesaba saberlo.

Me ha gustado mucho, para no variar :lol: siempre es un placer leerte y seamos sinceros, lo es aún más si nos das lo que queremos, ¡un capítulo dedicado a los pequeños! :combustion: ¡Bobby incluído! :aplauso:

Has sido cruel, con el momento casi-violación, sobre todo porque te creo capaz de hacernos sufrir así a todos tus lectores y a Buzz. Suerte que el pequeño es listo y rápido, y el fuego... ¡Bendito fuego! Aunque igual que se ha encargado de librarnos del mal personificado, también nos ha "regalado" momentos de pánico. Devin no iba a morir, algo me lo decía, sin embargo Bobby me lleva oliendo a muerto desde el principio, por mal que suene. ¡Qué tensión cuando no se quería ir, y el suelo cayéndose, y él no se quería ir, y el humo aumentando, y él no se quería ir, no sin su padre! Buzz logra convencerle y por fin el lector puede recobrar el aliento un poco, menos mal.

Nuestros adorados pequeños se van por el bosque y se pierden, y se pelean, ya no pueden más, son muy jóvenes, y ni los adultos en un mundo así actúan con lógica. Si la amistad puede con todo, Linda puede con todo y con más, adoro a Linda.

Muy buena la presencia de lobos :Ola: me has dejado a cuadros, y más por cómo se deshacen de ellos :shock: trauma tras trauma.

Es muy típico engañar al lector, fingir que algo malo está por suceder y luego hacer justo lo contrario, sobre todo con la aparición de personajes, y tú sin embargo no nos engañas, aparece nuestro odiado y querído Peterson, y digo querido porque Peterson mola, mola su malicia, mola él, y le echaba hasta de menos. ¿Qué nos traerá? ¿Será un poco menos malo, o será peor que antes? Tengo unas ganazas de descubrirlo...

Pues lo dicho, muchas ganas de leer el siguiente, seguramente mañana caiga :combustion: hay que disfrutarlo poco a poco, como el buen vino. También quiero saber qué ocurre con el resto, lo mismo no todos logran liberarse de las llamas, el humo y la carne putrefacta andante. Que quiero saberlo todo, *oñe :lol:



Me hice un lio con el numero xDD ya está arreglado.

Yo también estaba deseando dedicar todo un capitulo a los pekes, era necesario, me encantan y si consiguen vivir algún tiempo más ( :SILB ) tendremos más capitulos como estos pues son los que más me gustan escribir, los capitulos centrados en los pekes con Buzz y los de Bree, ellos dos son mi debilidad.

Como me conoces xDD por supuesto que soy capaz de hacer sufrir a Buzz y a todos vosotros, es lo que más me gusta :twisted: ahora en serio, no quería que algo asi tan brusco y salvaje ocurriese en este punto de la historia, aun quedan muchas cosas brutales por ver y por vivir para nuestro querido Buzz pero no...no era el momento. Sé que llevas tiempo matando a Bobby y a Ethan xDD todavía recuerdo cuando decías que iban a morir en el hospital ::P: pero siempre tengo un plan, todos los personajes tienen algo que hacer si no han muerto, tiempo al tiempo.

Yo también adoro a Linda <3 Y sí, lo de los lobos me pareció original, es cierto que estoy dejando a los zombies demasiado de lado en estos ultimos capitulos pero es que es así, el frio les hace ser más lento y los congela, sería una locura poner montones y montones de zombies en todos los capitulos pues la nieve está en su momento de apogeo aun que pronto empezará a disiparse...

Peterson tenía que aparecer, ya veo que compartes ese mismo odio que yo siempre por él pero a la vez este cabroncete es necesario en la historia. :yeah;

¡Muchisimas gracias por leer guapa! Ya lo sabes, disfruta con los siguientes capitulos.
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Vie, 26 Sep 2014, 21:18

18 ~ El precio de la mentira.





Ya estaban en la carretera de nuevo, habían estado en la carretera durante las últimas cinco horas a decir verdad. Los viajes en aquellos días solían ser más complicados que de por costumbre, ya habían tenido que parar más de un par de veces para mover aquellos montones de coches que les obstaculizaban las carreteras de una manera casi letal, cortándoles el paso por completo y es que no había otra opción que mover aquellos vehículos, al menos lo suficiente para que todo el convoy pudiese cruzar, tanto el camión militar como la furgoneta de Regina y el coche que Sherry y Ramón encontraron.

Cuando las hermanas decidieron unirse a ellos tardaron menos de diez minutos en partir rumbo a Rexburg, la meta, esa base militar con helicópteros, el final de todo aquel casi eterno viaje estaba más cerca que nunca. Se habían repartido entre los tres vehículos, Starla era quien conducía el camión militar, Peterson y Jerry volvieron acabar atados, parecía que el comandante por primera vez empezaba a entender y asimilar que iba a estar de tal manera hasta que cumpliese su parte del trato, llevarlos hasta los helicópteros, Chris y Natalie también habían acabado montados en el camión, muy a su pesar pues Starla no dejaba de lanzarle miradas atemorizantes a la parejita, Ethan y su hijo Bobby también se encontraban en el interior del camión. Por otro lado, las hermanas habían decidido viajar junto Ramón y Sherry en su coche, era el vehículo más pequeño de todos pero era el único en el cual se sentían más apartadas de los demás y es que eso es lo que querían ahora, puede que hubiesen decidido formar parte de aquel viaje pero por ahora intentarían evitar cualquier contacto innecesario, acaban de pasar por un infierno, su perro Fanger también les acompañaba y es que el San Bernardo parecía que había aparecido justo entre la maleza antes que partieran, las dos hermanas se alegraron como nunca al ver que su perro seguía entre ellas. La furgoneta era conducida por la misma Regina, como siempre, en el asiento copiloto se encontraba su nieto Devin, el cual siempre se encontraba dándole indicaciones, como si de un experto en la carretera se tratase. En la parte trasera de tal vehículo estaba Linda a un lado, la cual había caído rendida y ahora se encontraba en un profundo sueño, mientras que la pequeña familia de Bree estaban casi abrazados entre los tres, Bree abrazaba a su pequeño Buzz mientras que el doctor, JD, le estaba curando y cosiendo como era debidamente la herida en la mejilla.

—Aun te queda un poco que aprender para ser un buen cirujano pero vas por el buen camino, mi querido aprendiz — Comentó JD con una sonrisa, atravesando la pequeña herida con la aguja e hilo por última vez, ya estaba cerrada.

—Au — Se quejó Buzz.

— ¿Te dolió? — Preguntó Bree, la cual tenía rodeado a Buzz con su brazo izquierdo, mostrándole su cariño.

—No, que va, no es nada, me estoy haciendo más fuerte de lo que solía ser — Mentía, obviamente cuando JD le desinfectó la herida y se la volvió a coser le ardió como si le quemasen pero a Buzz le encantaba hacerse el fuerte, más ahora que no quería darle ninguna preocupación a Bree, solo quería estar con ella, abrazados.

—Ese es mi chico — Bree besó la cabellera rubia del muchacho.

Buzz le devolvió el beso con otro en la mejilla de ella.

—Te están quedando unas interesantes heridas de guerra, ya tienes dos cicatrices, una en la pierna y en la cara, nadie se atreverá acercarse a ti sin que piensen que eres todo un luchador, me recuerdas a mi hermano pequeño, él también solía hacerse un montón de heridas — Bromeó el doctor, llevando una gasa a la mejilla del pequeño.

—Oh sí, eres todo un guerrero sanguinario, solo te hace falta la lanza e ir con taparrabo todo el tiempo para ser un salvaje — Añadiendo Bree, haciendo que los tres acabaran riendo con la simple imagen de imaginar al pequeño de aquella manera.

—Deja que llegue el verano y veras como lo tenemos con taparrabos y lanza Bree, dale tiempo.

Buzz rió también a lo último añadido por JD, le encantaba compartir aquellos momentos con ellos dos. Si en algo había mejorado era en tales cosas, nunca antes había podido reír con cosas tan simples como lo hacía ahora.

—Me tendrás que enseñar a mejorar — Buzz vio como JD le limpiaba los rastros de sangre que todavía quedaban sobre su rostro —A mejorar esto de coser heridas, me tienes que enseñar hacerlo mejor.

—Por supuesto, es algo que debes aprender hacer, es algo vital, no es tan complicado, solo debes encontrar un lugar donde se refleje la herida, ya sea un espejo o el agua como tú nos has dicho y limpiar la herida, eso es vital, si no puede ser con equipo médico como ahora deberías hacerlo con alcohol, cualquier bebida alcohólica, no es lo mejor pero de algo serviría — Explicó el doctor, colocando su botiquín ordenado nuevamente en la mochila que tenía junto su asiento.

—Dejemos esa clase para otro momento, relajémonos ahora hasta que lleguemos a Rexburg — Pidió Bree.

—Por supuesto — Aceptó JD tomando asiento de nuevo junto a ellos en la parte trasera de la furgoneta.

—Pero no creo que sea tan difícil de hacer, aprenderé — Añadió el muchacho.

—Estoy segura que si — Bree volvió a sonreír acercando al muchacho todavía más hasta sus brazos, por ella estaría todo el día así. —No sabes cómo te he extrañado piojo, solo unas horas sin ti y…dios, no quiero ni volver a imaginármelo, no vuelvas apartarte de mí.

—No lo haré — Buzz alzó su cabeza, encontrándose su mirada con la de Bree —Yo también te he echado de menos, cuando perdimos el rastro del humo…me asusté, me asusté mucho y actué como un imbécil…

— ¡No digas eso! — Exclamó Bree.

—Pero lo hice…

Devin, quien se encontraba en la parte delantera de la furgoneta pudo escucharlo, desvió su mirada hacía la carretera, algo melancólico, todavía estaba dolido por la pelea que había tenido con su amigo. No se habían vuelto hablar desde entonces.

—Estaba nervioso, parecía que todos dependían de mí, Bobby estaba asustado y no paraba de llorar, Linda tenía que protegerla fuese como fuese y Devin…bueno, no estuvimos en nuestro mejor momento — Buzz intentaba asegurarse que su voz no era la más alta posible, su amigo todavía seguía sentado delante y a pesar de que le costaba captar todo lo que estaban hablando sabía que él era parte de tal conversación —No supe que hacer…perdí el control y pensé que todos íbamos a morir ahí, pensé que todos iban a morir por mi culpa…

Buzz dejó caer su cabeza hacía un lado, algo triste por no haber sabido manejar aquella situación, se creyó capaz de hacerlo pero falló, al menos en sus ojos así era.

—Entiendo a lo que te refieres pequeño, tener responsabilidades siempre es complicado, más aun cuando de alguna manera tienes a un montón de personas bajo tu responsabilidad — JD llevó su diestra hasta el hombro de Buzz, comprendiendo por completo como se sentía, el mismo doctor se sentía así demasiadas veces —Pero no puedes seguir atormentándote pensando que podrías haberlo hecho de otra manera, simplemente no puedes, lo hecho está, no hay más que hablar.

El pequeño tomó el consejo del doctor, le veía como alguien inteligente, con temperamento y como un líder, siempre lo había visto como tal e incluso a veces por el cariño que compartía por Bree lo veía como algo parecido a un padre, no llegaba a tal limite pero Buzz tenía cariño al doctor, bastante y que le hablara de tal manera le llenó de ánimo, aun así, no consiguió que alzase la cabeza.

Las miradas de Bree y JD se encontraron, esta asintió a su hombre, agradeciéndole con un gesto sus palabras.

—Lo que dice JD es cierto Buzz, no puedes culparte y no puedes seguir pensando en ello, ya pasó, debemos centrarnos en lo que está por venir — Bree no dejaba de tocar el cabello del muchacho, intentando animarlo como fuese —Para mí eres el mejor y siempre lo serás ¿Lo sabes piojo?

Buzz alzó la mirada, sonriendo, al menos lo intentaba.

—No fui el mejor cuando me caí de aquella azotea, cuando acabamos atrapados y caí al suelo y me fastidié la pierna — Era imposible que la sonrisa no se agrandara recordando aquel momento que tan lejano ya parecía.

—Aun sigues recordando eso eh — Ella también sonreía, fue el primer día que se conocieron y jamás olvidaría tal momento —Ibas de creído diciéndome que eras capaz de saltar una azotea a otra, que estabas acostumbrado hacerlo y recibiste la caída del siglo.

—Menos mal que te tenía allí para salvarme.

—Oh sí, menos mal piojo — Rió la rubia revolviendo el pelo a su pequeño.

—En realidad me has salvado un montón de veces — Admitió él.

—No tantas como quisiese.

—Bueno, no te preocupes, aun tienes por delante miles de oportunidades para salvarme oooootra vez — Buzz también reía y estaba convencido de que habrían miles de oportunidades más para que la rubia le salvase el pellejo.

Y cuando la conversación estuvo apunto de proseguir después de las risas la furgoneta paró en seco, el camión también lo había hecho al igual que el coche de Ramón y Regina, el cual se encontraba detrás de la furgoneta que se encontraba justo en medio en el convoy de vehículos.

JD alzó la cabeza para ver la carretera y al parecer habían parado justo al lado de una curva enorme que abría paso bajo ella a una enorme pradera.

—Creo que hemos llegado — Anunció Regina, se notaba la emoción en sus palabras, por fin lo habían hecho.

—Vamos — Ordenó JD a su pequeña familia, abriendo las puertas de la furgoneta y saliendo de esta.

Los demás procedieron haciendo lo mismo, Devin se encargó de despertar a su hermana y permanecieron cerca de su abuela, mientras que con los demás, todos ellos, se acercaron hasta aquella curva, caminando uno al lado del otro, caminando hacía la victoria, hacía la meta, con la puesta de sol casi siendo finalizada, por fin lo habían conseguido.

Todos se alinearon sorprendidos por lo que sus ojos estaban presenciando, se reflejaba la emoción en sus retinas, una emoción que en realidad no habían tenido desde hacía mucho tiempo, era algo así como un alivio, era como cuando descargas un peso enorme de tus hombros, como si por fin fuesen libres.

Frente ellos, en aquella enorme explanada se encontraba la base militar de Rexburg.

—Lo hemos conseguido — Fue Ramón el primer en hablar, le costaba creer incluso lo que estaba diciendo.

—Así que esta es la famosa base militar de la que tanto hablabais… — Natalie que no dejaba de dar la mano a su amado Chris también se encontraba inquieta y no solo por el hecho de haber llegado allí —…pero está jodidamente invadida por muertos, ahí debe haber más de dos centenares de ellos.

Starla dio un paso al frente, poniéndose delante de todos ellos y dirigiéndose especialmente a Natalie con sus palabras.

— ¿Cuánta cantidad de mierda tienes en tu orejas para que aun no te hayas enterado de lo que hemos venido hacer aquí? — Suspiró la militar —No hemos venido por la base militar, lo que queremos son los helicópteros que hay ahí dentro, los helicópteros para llegar a la zona segura de Reno, eso es lo que queremos.

—Sé lo que queremos — Aclaró Natalie agitando su cabeza —Quizás eres tú la que tienes una cabeza llena de serrín y no ve que es prácticamente imposible entrar ahí con esa cantidad de come pieles rondando en los alrededores — La embarazada señaló la lejana base militar la cual desde allí se podía ver perfectamente la cantidad de muertos que habitaban en ella.

Las verjas que rodeaban la instalación habían sido tumbadas, al menos por uno de los lados y es que los muertos habían aprovechado aquella brecha para adentrarse e invadir el lugar. El patio principal estaba totalmente abarrotado de cadáveres andantes, casi que apelotonándose los unos con los otros, creando un enorme ejercito de ellos. El interior parecía que estaba tan mal como lo estaba la parte exterior, las instalaciones parecían bastante destartaladas y una de las paredes habían sido derribada por algún tipo de explosión, lo que indicaba que también estaría abarrotado de muertos.

—Haremos un plan y lo conseguiremos — Starla estaba convencida de que después de todo lo que habían pasado en los últimos días un último esfuerzo iba a ser pan comido.

Cuando parecía que todos ellos se habían quedado de alguna manera sin palabras por tal emoción de haber llegado al final de aquel viaje alguien interrumpió el silencio, rompiéndolo por completo.

—Debe haber un helipuerto en la parte alta de la base, ahí es donde estarán nuestro transporte — Era Peterson, seguía con sus manos atadas pero con su cabeza señalaba la parte donde supuestamente debía encontrarse los helicópteros y es que desde allí abajo, en la carretera, era imposible ser vista —Nos abriremos un hueco, atravesaremos esos muertos y llegaremos.

—Sí, creo que ese será nuestro plan — JD había estado dando vueltas en su mente desde que habían bajado de los vehículos como podrían atravesar los cadáveres y esa fue la única idea que se le había pasado por la cabeza —Nos abriremos hueco con el camión, es nuestra mejor opción.

Nadie parecía poner pega al plan presentado por los dos grandes hombres del grupo, el doctor y el capitán Peterson, cada uno de ellos con sus diferencias, cada uno de ellos había liderado el mismo grupo en dos diferentes momentos pero ahora, por primera vez parecía que estaban colaborando juntos y aquello ya era un avance enorme.

—No, no es la mejor opción — Sherry por fin decidió hablar.

— ¿Qué propones entonces? — Preguntó Bree, la cual mantenía a Buzz agarrado de su diestra.

—Cuando Ramón y yo regresamos al hospital para acabar algunos asuntos utilizamos una técnica de camuflaje, la estuve utilizando todo este tiempo, cuando estaba ahí fuera sola y debía caminar por la ciudad sin que los muertos fuesen un problema — La pelirroja miró al Español y este asintió, dándole paso para que prosiguiese con la explicación, a él también le parecía una mejor opción —Se trata de utilizar el olor de los caminantes para camuflarse entre ellos, cubrir nuestro cuerpo con su sangre, sus tripas o cualquier parte del cuerpo de esas cosas que podamos utilizar para alimentar el mal olor, podríamos colarnos sin necesidad de utilizar armas de fuego o llamar la atención, caminaríamos entre los muertos.

Muchos de ellos era la primera vez que escuchan algo así, nunca antes se habían planteado la idea de camuflarse entre aquellos seres y obviamente el plan había chocado en un primer momento.

—Eso es asqueroso — Se quejó Casssandra, se encontraba con su hermana pequeña Wendy agarrada a su mano izquierda y en su diestra sostenía a su San Bernardo Fanger, agarrado desde el collar.

—Aun así es un buen plan — Reconoció Ramón, dirigiéndose a la adolescente.

—Pero Fanger…

— ¡Nuestro perrito! — Exclamó la pequeña Wendy lanzándose abrazar al enorme perro.

—Deberemos prescindir del perro, no creo que sea capaz de cruzar tranquilamente entre esos seres, deberemos dejarlo atrás — Pidió Ramón mientras todo el grupo prestaba atención en silencio.

—No sé si puedo hacer eso, le quiero mucho y…

— ¡Lo haremos! — Era la pequeña Wendy la que nuevamente hablaba, dando ánimos a su hermana Cassandra —Estoy segura que será feliz solito, él quiere que nosotras seamos felices, me lo acababa de decir — Wendy sonrió, tomando de nuevo la mano de su hermana, intentando darle toda la fuerza posible.

Tal vez ella era la pequeña pero tenía un sentido de la responsabilidad enorme, su edad no importaba, muchas veces era más racional que su propia hermana mayor. Perder a Fanger iba a ser una perdida dolorosa, sí, pero ya habían perdido a dos personas de su propia familia en menos de 24 horas, perder al animal sería un duro golpe pero Wendy entendía lo que se debía hacer. Cassandra no tuvo más remedio que aceptar.

— ¿Y bien doctor? — Preguntó Peterson, a la espera de que JD diese el visto bueno al plan del camuflaje — ¿Eso haremos?

—Sí, eso haremos.

—Necesitamos todos un descanso — Interrumpió Regina — Mis nietos no han dormido casi nada y muchos de nosotros llevamos casi dos días sin dormir, además, está anocheciendo, es mejor que hagamos esto a primera hora de la mañana.

—Pero cuanto antes lo hagamos mejor — Insistió el doctor.

—JD… —Bree se acercó a su hombre, posando su mano sobre el hombro de este —…solo una noche más de paz, solo una más, por favor, todos la necesitamos.

El doctor se encontró cara a cara con la rubia, este sonrió, llevando su mano hasta la mejilla de ella, acariciándola con todo el amor posible.

—Siempre sabes cómo convencerme rubia, siempre sabes cómo, está bien, preparar el campamento y mantener el perímetro vigilado.

Una vez que dio la orden ambos se besaron apasionadamente. Cuando el beso estaba en su más pleno apogeo el doctor pudo sentir que alguien le tocaba por la espalda, tranquilamente se giró y pudo ver al comandante ahí, con sus dos manos atadas de lado a lado.

—Creo que esto ya no es necesario…— Peterson señaló las cuerdas de sus manos con su barbilla.

—No estoy seguro de ello — Añadió JD.

—Vamos…lo hemos conseguido, sería muy estúpido que después de todo este tiempo os hiciera algo, sería muy estúpido que después de haberos salvado la vida más de dos veces ahora os matara a todos, os necesito, tanto como vosotros me necesitáis a mí para llegar a esos helicópteros…

—Si haces algo, si tan siquiera te acercas a Bree o al niño, si se te ocurre decirles algo…

—Me meterás un balazo entre ceja y ceja — Finalizó la frase el comandante —Lo sé.

JD envió a Bree para que se uniera a los demás en la formación del campamento para pasar la noche mientras él tomaba su machete, acercándolo a las cuerdas del comandante y cortando estas con algo de brusquedad, dejándole libre por fin.

—Gracias — Agarró ambas cuerdas, las miró y las lanzó contra el suelo —Intentaré ponerme en contacto con mis compañeros de dentro desde la radio del camión, no sé cómo estarán las cosas ahí dentro pero les necesitamos a ellos para llegar a los helicópteros.

—Adelante — El doctor invitó a Peterson a que subiese al camión para utilizar la radio pues a decir verdad la otra vez había funcionado, pudo contactar con los militares que todavía seguían atrapados en el interior de aquella enorme base invadida por caminantes.

JD se aseguró que Peterson no tenía ningún arma encima cuando este se dirigió al camión mientras que él se unió a los demás, echando una mano para montar las tiendas, luego se encargaría de dar una pequeña exploración a los alrededores con Ramón, Sherry y Starla, siempre eran ellos quienes se encargaban de la seguridad.

Las cosas parecía que empezaban a salir bien en mucho tiempo, ya nada podía torcerse, ya no.





La noche empezó a tomar forma. El campamento ya había sido formado, todos aguardaban impacientes por la cena, eran los minutos previos a que se marcharan a dormir, les esperaba, posiblemente, el día más largo de su vida en cuanto el sol apareciese en el enorme cielo. No estaba siendo una noche fría, no al menos como las anteriores, la última gran nevada del invierno ya había pasado y la primavera estaba preparada para recibir a todos aquellos que habían conseguido llegar tan lejos en aquel oscuro y tenebroso mundo.

Algo alejada del campamento, con la espalda apoyada sobre un tronco y descansando sobre el pasto, se encontraba Starla, afilando una de las cuchillas que tenía atadas en sus manos con una piedra. Por el rabillo del ojo pudo ver como Jerry se acercaba, caminando hacia ella, con sus manos libres por fin, para después dejarse caer casi de golpe a su lado.

Starla no apartó su vista de la cuchilla y la piedra, ni siquiera le importó que Jerry estuviese a su lado, ni cuando él decidió hablar.

—Se siente bien…tener las manos libres, creía que ya jamás iba a sentirme libre, otra vez — Comentó el militar, masajeando sus muñecas las cuales todavía tenían las marcas de las cuerdas, tardarían unas horas en desaparecer.

—Supongo que sí.

—También echaba en falta otras cosas…— Jerry se fue acercando más y más a la del pañuelo —…como tú, te he echado mucho en falta Starla, nuestras noches en la sala de contadores, tus arañazos, tus mordiscos, tus besos, tus caricias, nuestros…

—Para — Ordenó la militar.

Jerry hizo caso omiso y ante tal advertencia tomó la mano de la militar, como no lo había hecho en mucho tiempo. Había echado de menos tanto el contacto físico con ella.

—Quizás podríamos tener una pequeña aventurita por el bosque, perdernos como dos niños perdidos y volver en unas cuantas horas, nadie nos echaría en falta, vamos — Él seguía sentado pero tiraba de la mano de Starla, incitándola a ponerse en pie y marcharse con él.

—Y una mierda — Contestó ella.

—Vamos morena, lo estás deseando, revivamos antiguos momentos, tú y yo, solos, a lo salvaje contra los árboles, vamos — Seguía tirando de su mano.

— ¡Que te calles! — Gritó Starla, alejando su mano de un movimiento brusco, alzando la cuchilla de su izquierda, de una forma realmente amenazante — Si no quieres que esta cuchilla acabe entre tus dos piernas más vale que te largues de aquí y me dejes de una puta vez en paz.

—Llámame enfermo pero me encanta como eso suena, echo tanto de menos tu lado salvaje.

Ella, cansada de que él siguiese insistiendo lanzó con furia la piedra que sostenía contra uno de los árboles y se puso en pie, dispuesta a marcharse si hacía falta, no quería seguir con lo que estaba pasando, no quería dejarse llevar y que ambos acabasen teniendo relaciones sexuales, ya no quería.

— ¿Pero qué te pasa? — Jerry también se puso en pie, sin entender que bicho le había picado a la militar, ella siempre había sido la primera en ofrecerse para mantener relaciones sexuales con él —Joder Starla, de verdad te echo de menos y durante este tiempo me he dado cuenta que…

— ¡¿Te has dado cuenta de qué?! — Preguntó, alzando la voz, malhumorada y girándose para acabar cara a cara con Jerry, con solo un par de metros de distancia.

—De que creo que tengo sentimientos por ti, al principio fue solo un alivio sexual, tenía a una tía potente conmigo, echábamos un polvo de vez en cuando y eso estaba genial, me encantaba, está claro que hay tensión sexual entre nosotros pero desde aquel día que fuiste tú la única que me salvaste en el hospital cuando fue invadido y todos los demás querían dejarme ahí, fue ahí cuando empecé a darme cuenta, me di cuenta que tengo sentimientos por ti, sentimientos reales por ti Starla y me preocupo de que algo te pueda ocurrir, quiero tener algo más serio contigo, creo…creo que te amo…

Las palabras de Jerry habían sentado casi como una enorme patada al estómago a Starla. No porque le horrorizara la idea de que él pudiese tener sentimientos por ella sino porque lamentablemente ella sentía lo mismo y lo llevaba sintiendo desde hacía mucho tiempo. Juntar sentimientos y Starla en un mismo momento siempre era una idea equivocada, ella no quería sentir, no quería sentir apego por nadie y menos por un hombre como Jerry, no era una mala persona y Starla lo sabía pero también sabía qué clase de hombre era, ese típico chulo que es tan difícil de ser toreado. Starla simplemente no quería amar, odiaba hacerlo, siempre había sido una loba solitaria.

—Jerry…— Suspiró la del pañuelo.

—Estuve apunto de casarme, dos años antes de que todo esto empezara y yo decidiera unirme al ejército, ella canceló todo dos días antes de que la boda se llevase a cabo, desapareció, se esfumó, jamás volví a saber de ella, de esa mujer que tanto ame…— Retenía, retenía las lágrimas y estas solo se mantenían en su retina pero solo traer aquellos recuerdos de vuelta hacían que el fuerte, chulesco y casi hombre sin sentimientos que era Jerry se derrumbase —…esos sentimientos están volviendo a florecer, los mismos que sentí por ella pero esta vez son por ti, he estado con montones de chicas desde entonces pero con ninguna he podido sentir lo que siento cuando estoy contigo Starla, tú…tú me haces sentir vivo, tú forma de ser, nuestras salvajadas, nuestro sexo, nuestro cariño, me hace sentir vivo…— Tomó unos segundos para cargarse de aire, mientras caminaba hasta ella, lentamente —…no quiero perderte como la perdí a ella, te protegeré, juntos venceremos a este mundo, sé que lo haremos, solo…dame una maldita oportunidad, es todo lo que pido pañuelitos.

Ella quiso responder, incluso la idea de decir que sus sentimientos eran correspondidos por su parte también cruzaron por su cabeza en algunos momentos pero como siempre hacia se retuvo, refunfuñó, se dio la vuelta y empezó andar no antes de ser interrumpida por un abrupto abrazo de Jerry, tomándola por la espalda, rodeando con sus brazos la cintura de ella mientras dejaba caer su cabeza, levemente sobre su espalda.

—Te amo Starla, te amo…

Ella respondió, vaya si lo hizo, no de la forma que él hubiese querido. Quitó las manos del hombre de su cintura con brusquedad, volvió a girarse y respondió a sus reclamos amorosos con un fuerte rodillazo en sus partes nobles, haciendo que este cayera de dolor al suelo, dejando salir de entre sus labios un leve sonido de dolor y los oscuros ojos de ella se bañaran en lágrimas, Starla si lloraba.

—No te vuelvas acercar a mí nunca más ¿Me has oído? — Preguntó, desde lo alto, viendo como él se retorcía de dolor en el suelo —No quiero que me hables de la mierda del amor ni de nada, mantente alejado de mi…¡Porque si te acercas te apuñalaré la cara hasta arrancártela! — Y la amenaza era cierta, no quería que se volviese acercar, no quería saber nada más de Jerry. La sola idea de enamorarse de aquel patán le aterraba y no estaba dispuesta a volver a caer en las tretas del amor, nunca más.

Propinándole otra patada en el estómago se marchó, regresando junto con los demás al campamento, con suerte caería rendida pronto y mañana pondría todo su esfuerzo para olvidar el momento, era consciente de que no iba a ser tan fácil pero lo intentaría, a cabezona no le ganaba nadie.





En el lado oeste del campamento, justo en el lado contrario de donde habían estado Starla y Jerry hacía unos momentos se podían ver dos siluetas. Una de ellas era Ramón, el gran hombre no podía quitarle los ojos a la escena que tenía unos metros más allá, cerca de la pequeña hoguera que habían formado en el centro del campamento. Aquella escena era la de una abuela, besando y abrazando a sus dos nietos, asegurándose que estos estaban abrigados, asegurándose que tenían algo que llevarse a la boca, asegurándose que seguían con vida.

Miles eran los pensamientos y reflexiones que podrían haber cruzado su cabeza pero había una que hacía más presión que las demás, una que le había venido atormentando desde hacía ya días, un tormento silencioso, sí pero al fin y al cabo era doloroso. Imaginaba como en esa pequeña familia que Regina había formado con sus nietos podría encontrarse otra figura, la del abuelo de aquellos pequeños, el marido de Regina y es que casi como si fuese un fantasma podía dibujar mentalmente la silueta del hombre entre ellos, podía imaginar cómo se encargaría de cuidar de sus nietos, como seguramente le impartiría clases de disparo a Devin y como aconsejaría a Linda sobre lo que le esperaba ahí fuera. Lo podía ver, eso era lo más doloroso de todo, podía ver a ese hombre, podía imaginarlo, incluso podía imaginar como este besaba a su mujer, una mujer que ya jamás podría volver a besar, por su culpa…él lo mató…

— ¿Serías capaz de perdonar la muerte de un ser querido si alguien te dijese que es el culpable de tal muerte? — El español lanzó la pregunta casi al aire, esperando respuesta pero tampoco era una garantía.

— ¿Cómo? — Sherry era la otra figura que se encontraba a su lado, estaba tan concentrada en su mochila, la cual estaba abierta de par en par, que no había prestado atención a lo que su compañero decía.

—Si supieses que todo está bien, que todo está en aparente calma pero tu tienes una información que podría desestabilizar esa calma por completo, romper esa paz para siempre…— Llevó su diestra hasta su frente, apoyando la parte frontal de la cabeza sobre la palma de la mano —…¿Serías capaz de decirlo? ¿Aun sabiendo de estos riesgos, sabiendo que toda paz acabaría para siempre?

—Depende… — Respondió la pelirroja.

— ¿Depende de qué?

—De esa información que guardas contigo.

—Me está matando…— Confesó Ramón, suspirando, aun con la cabeza siendo sostenida por la palma de la mano, como si de una enorme carga inerte se tratase —…es algo que hice, hace mucho tiempo, yo era tan diferente por aquel entonces…afecta a uno de nosotros pero…sé que eso jodería todo ahora mismo, necesitamos un último esfuerzo para superar esto, lo necesitamos, romper esa paz ahora…pero demonios, de verdad quiero decírselo…

Sherry, la cual no había apartado sus ojos de la mochila que tenía entre sus dos rodillas hizo un ademan de mirar a el español, por primera vez en aquel momento. Disimuladamente llevó su mano hasta el machete que tenía guardado en uno de sus bolsillos, tomándolo con cuidado sin dejar de hablar con él.

—A veces no estamos preparados para hacer según qué cosas, a veces perdemos el limbo por un tiempo y todo lo que tenemos que hacer es reencontrarnos con nosotros mismos… — El machete ya se encontraba totalmente desenfundado —…y a veces solo necesitamos esperar hasta el momento oportuno, esperar hasta que estemos preparados para dar ese paso y el momento llega, créeme que llega… — Alzó el machete dispuesto a incrustarlo en el interior de la mochila —…el momento siempre llega…

Y fue a hundir el arma.

— ¡Eh! ¡¿Qué haces?! — Ramón tomó ambas manos de ella, haciendo presión para que no hundiese la hoja del arma en el interior de la mochila pues ambos sabían lo había en su interior; la cabeza del hijo de Sherry.

—Estoy preparada…no puedo seguir viviendo aferrada a él…ya me dejó…se fue, esto…esto ya no es mi hijo, debo hacerlo, como te he dicho a veces hay que esperar pero yo ya he esperado suficiente… — Las manos de ambos todavía seguían entrelazadas en el mango del machete, una haciendo presión para hundir el arma y el otro haciendo todo lo posible para sostener esta y que no hiciese algo de lo que luego se arrepentiría.

— ¿Estas segura? — Ramón no conocía demasiado a Sherry, habían compartido momentos íntimos y desde que se conocieron habían sido casi uña y carne pero saber sobre ella era algo tan difícil…a veces para el español aquella pelirroja era como un dichoso rompecabezas, nunca se sabía cómo iba a reaccionar, nunca se sabía que te podía decir, era simplemente un gran misterio y era por eso que Ramón no estaba seguro de si ella iba a estar bien después de poner fin a la existencia de lo que quedaba de su hijo, después de atravesar la frente de la propia cabeza reanimada de su pequeño — Sé que él…lo que queda de tu hijo…significa mucho para ti, lo sé, no quiero que te veas forzada solo quiero que…

—Estoy preparada — Intervino abruptamente Sherry, segura de lo que decía.

—Está bien, está bien… — Ramón no tuvo más remedio que ceder ante tal repentino acto de seguridad por parte de ella —…pero lo haremos así, juntos — Agarró bien el arma, con sus grandes manos sobre las de ella.

Sherry miró a los ojos del español con una intensidad enorme, posiblemente era el primer hombre que se estaba preocupando por ella de esa forma, antes, cuando todo parecía una civilización la vida para Sherry Wills había sido complicada también, nunca tuvo a ese hombre que le diese cariño, ese hombre que le ayudase a criar a su pequeño, siempre estuvo sola y fue en aquel preciso instante, cuando Ramón dijo que lo iban hacer en compañía cuando entendió que ya jamás iba a volver a estar sola, ya no, nunca más.

Como fuese más sencillo de lo que jamás pareció la hoja afilada y plateada acabó empañada de sangre una vez que perforó la frente de aquella infantil cabeza. Sherry tenía los ojos cerrados, haciendo una presión enorme para que las lágrimas no brotasen, para que todo fuese más fácil.

Tal y como habían hundido el arma también la retiraron, de la misma forma; juntos. Ramón ayudó a la pelirroja a ponerse en pie, a los pocos segundos abrió sus ojos de par en par y allí ya no había rastro de lágrimas, Sherry ya no iba a llorar más.

—Iré a enterrarle, buscaré algún sitió con flores por aquí cerca, parece que no hay demasiada nieve, no debe haber nevado mucho en esta zona en las últimas horas, así que será fácil encontrar un sitio con flores, quiero que esté en un sitio bonito — Sherry colocó el machete de nuevo en su lugar, cerró la cremallera de la mochila, dejando la cabeza inerte de vida en su interior y la colgó en sus espaldas.

Él asintió, iría a buscar lo más parecido a una pala que pudiesen utilizar para cavar aquel pequeño hoyo, no debía ser muy grande pues se trataba de una cabeza pero cuando este se giró para regresar al centro del campamento la voz de Sherry volvió a interrumpirle.

—No se lo digas, no todavía, no estás preparado, espera hasta que lleguemos a ese lugar seguro, hasta que lleguemos a Reno, espera hasta que estés preparado — Y como si ella supiese de lo que estaba hablando lo dijo sin más, a la espera de que Ramón interviniera — Espera hasta que estés preparado — Volvió a insistir.

Él se giró y miró a la pelirroja. Estaba realmente guapa, siempre lo había estado a decir verdad. Cuando tenía aquel montón de suciedad sobre ella no es que fuese la mujer más atractiva del mundo, debía reconocerlo pero ahora, después de que se diese aquella ducha en la mansión…estaba preciosa, su rizado y pelirrojo pelo parecía que radiaba esplendor bajo la luz de la luna, como si fuese un manto hipnotizador.

—Estas realmente guapa ¿Lo sabías? — Fue lo único que se le ocurrió decir, más que nada porque no quería seguir hablando de aquella situación con Regina, parecía como si ella por si misma lo hubiese adivinado.

—Gracias… — Y es que sí, era el primer hombre que le decía lo hermosa que era —…creo que quiero hacer esto yo sola, puedo cavar un agujero sin problema, no te preocupes, tú vuelve con los demás, cena algo y.,.

Ramón rió por lo bajo, sabía lo que iba a decir, sabía lo que aquella noche iba a pasar y es que lo estaba deseando, si mañana iban a poner sus vidas más en peligro que nunca no estaba mal tener una noche especial para ambos antes. Nada mal.

—Y te esperaré en la tienda — Él terminó la frase con una ladina sonrisa.

Sherry afirmó con la cabeza y con mochila al hombro se fundió con lo profundo del bosque, no muy lejos, iba a ser un lugar cercano, un lugar donde pudiese descansar por siempre, su pequeño, su pequeño y amado hijo que ya hacía tanto tiempo que se había marchado y aquella noche, por fin, su madre aceptó la realidad.





Junto a la hoguera, la misma que había estado mirando intensamente Ramón podía verse como Regina estaba entre medio de sus dos nietos, abrazándoles y besándoles, estaba tan feliz de tenerlos de vuelta que no veía momento de parar y marcharse a dormir. Sus dos nietos le habían estado contado casi con pelos y señales aquella noche y día que pasaron alejados, sin dejarse el detalle de los lobos, el incendio, la huida y obviamente la evidente pelea de Devin y Buzz.

—Es un imbécil — Refunfuñó Devin cuando hablaban de la pelea.

— ¡Devin! — Exclamó su melliza.

—Esa boca — Se quejó Regina, la cual seguía en medio de los dos —Es tú amigo, esas cosas pasan, no quiero ni imaginar lo nerviosos que estaríais en un momento así, pensando que estabais perdidos, Buzz es un buen chico…deberías ir hablar con él — Aconsejó la anciana.

— ¿Hablar sobre qué? Si fue él quien me pego…

—Estaba nervioso — Volvió a indicar Linda.

—Claro, tú le defiendes porque es tú novio…

— ¿Tú novio? — Regina desvió su mirada esta vez hacía su nieta que estaba a su izquierda —No me habías contado nada de eso Linda, cuéntame, cuéntame, vamos, cuéntame — Regina sonrió y es que ambos sabían lo cotilla y curiosa que era su abuela, a veces incluso demasiado.

—Devin…te dije que no dijeses nada — Se quejó Linda.

Y su hermano solo respondió con una enorme carcajada. Regina ahora abrazaba a la joven, intentando sonsacarle cualquier información posible.

—No voy hablar del tema, no pienso hablar — Linda también sonreía pero para nada era una sonrisa comparada como la que estaba apunto de tener en sus labios.

Su abuela empezó hacerle cosquillas en su barriga, sabía que así se lo iba a sonsacar, siempre lo hacía. Cuando era más pequeña, cuando tenía la edad de unos ocho o siete siempre que quería sonsacarle alguna trastada que no confesaba utilizaba el ataque de cosquillas que siempre daba efecto. Además, oírla reír siempre llenaba el alma de la anciana de una manera brutal.

—Vamos habla, habla pillina — Las cosquillas no paraban y las risas de los tres no dejaban de crecer pues Devin también se estaba hartando a reír al ver a su hermana retorciéndose a causa de las cosquillas.

—Es verdad, es verdad lo que dice Devin — Acabó admitiendo, casi muerta por las risas.

— ¡Ten cuidado con los besos! ¡Qué fuerte me parece! — Las cosquillas acabaron y ahora Regina quería saber todos los detalles.

—Solo nos hemos dado un beso… — Admitió Linda, sonrojada como la que más, había sido la primera vez que había besado a un chico y hablar de ello parecía una montaña enorme de complicaciones.

— ¡Eso yo no lo sabía, lo del beso no lo sabía! — Devin estaba dormido cuando aquello ocurrió, era las primeras noticias que tenía.

—Tú estabas en tú mundo de ronquidos, cabeza mulo — Rió Linda.

—De acuerdo, de acuerdo, dejemos el tema o nuestra Linda acabará explotando de lo roja que se está poniendo

—Gracias abuela.

Las risas fueron desapareciendo pero la buena conexión entre los tres se mantuvo, Hacía tiempo que no intercambiaban carcajadas como aquella vez, posiblemente desde los primeros días en el hospital, cuando todo se bañó de aquella falsa seguridad. Muchos días ya habían pasado de aquello y revivir tal felicidad era algo que no podía pagarse con nada.

—Deberías ir hablar con él, Devin — Aconsejó Regina a su nieto, apoyando su mano en el hombro de su nieto, el cual ya acababa de recargar su rifle plateado.

— ¿Con Buzz? — Preguntó, sin estar muy seguro de si era lo mejor.

—Sí.

—No sé…— Seguía dubitativo.

—Ves, ahora — Ordenó la anciana.

—Pero…

—Ves, es tú amigo, ves hablar con él, no te lo volveré a decir — Y el tono de la abuela ahora se había tornado algo más serio.

—Como quieras… — Suspiró Devin, seguía sin estar de acuerdo con lo mandado pero siempre solía respetar lo dicho por su abuela.

Buzz todavía se encontraba montando la tienda, siempre le había costado hacerlo porque se hacía un lio enorme con los clavos y las cuerdas, Devin chasqueó la lengua al ver que su amigo estaba hecho un lio, siempre tenía que ir a echarle una mano y esta vez parecía que tendría que volver hacerlo.

—Vamos a buscar algo para hacer de cenar, Linda — Nieta y abuela se pusieron en pie pero no decidieron ponerse manos a la obra con la comida hasta que no vieron a Devin marchar hacía Buzz.

—Que ya voy… — El mellizo puso los ojos en blanco, caminando por fin hacía su amigo.

A medida que se acercaba fue comprendiendo que le desagradaba más que nada en el mundo estar de malas con su amigo. Buzz a veces podía ser demasiado cabezota, otras veces demasiado introvertido y tímido pero jamás de los jamases fue un mal amigo con Devin, ni tan siquiera en aquel momento donde las cosas se pusieron tan tensas entre ellos, Devin en su interior reconocía que él había tenido gran culpa de que todo estallara y era consciente que sus bromas llegaron hartar a todos de una manera indescriptible, reconocía su culpa, lo había hecho desde el primer momento, otra cosa es que lo admitiera en público…Devin era un muchacho de catorce años demasiado orgulloso.

—Estas poniendo este gancho mal — El mellizo se agachó para corregir el error de su amigo, cambiando uno de los ganchos de la tienda de campaña y pasándolo por otra hebilla, ya casi estaba montada.

—Gracias — Respondió algo cortante él.

—Y esto va así — Devin tensó una de las cuerdas, asegurándose que estaba bien rígida —Es para que la tienda no se te salga volando por la noche si hay viento y eso…

—Ya…gracias… — Parecía que sacarle las palabras a Buzz fuese toda una odisea.

—Cuando iba de acampada con mi abuelo siempre que montaba la tienda mal me la hacía desmontar y volverla hacer desde el principio, sin fallar ni una sola vez, decía que de los errores se aprenden — Ya hacía más de dos años de aquellos días cuando Devin marchaba los fines de semana con su difunto abuelo de acampada, se pasaban allí los tres días, desde el Viernes por la noche hasta la atardecer del Domingo, eran increíbles —Y es que tiene razón, de los errores se aprenden.

—Ya lo sé — Buzz había terminado de calvar la última estaca de la tienda sobre la tierra, todavía arrodillado en el suelo, a escasos metros de Devin, que tenía una postura similar a la suya.

—Sabes que yo también cometí un error…

—No tienes que disculparte por ello — No estaba siendo cortante, Buzz estaba siendo sincero y es que no veía la necesidad de que Devin se disculpara por lo ocurrido, al fin y al cabo había sido él quien le había pegado, era él quien se sentía como un pequeño miserable.

—Pero aun así quiero hacerlo, me comporté como un gilipollas… — La palabra gilipollas la dijo en un tono mucho más bajo de lo normal, Regina todavía rondaba por los alrededores y no quería un sermón por parte de su abuela por hablar mal, siempre eran agotadores —…seguimos siendo amigos…¿Verdad?

—Yo sí quiero ser tú amigo pero eres tú quien debe decidir — Respondió sin rodeos Buzz.

— ¡Por supuesto que sí! ¡Eres como un hermano para mí, eres el mejor amigo que jamás he tenido, claro que quiero ser tú amigo! — Exclamó el mellizo lleno de euforia, alzando los brazos y abriéndolos, casi como haciendo un amago para lanzarse y abrazar a Buzz.

—Dudo mucho que haya sido el mejor amigo que jamás hayas tenido… — Buzz todavía seguía cabizbajo, mirando la tierra que yacía bajo sus rodillas.

— ¡Pues claro que lo eres! Antes no tenía muchos amigos, mi madre casi nunca me dejaba salir y tenía que estar todo el tiempo cuidando de Linda, tú eres el primer mejor amigo que he tenido y tío, pienso que eres genial — Devin había sentido admiración por Buzz desde el primer instante que le vio recuperarse de aquella operación de la pierna en el hospital.

Su admiración fue creciendo cuando ambos conectaron con tanta facilidad y aquel pequeño renacuajo que era tres años más pequeño que él tenía una valentía gigantesca, le admiraba mucho, siempre lo había hecho.

—No soy genial…

— ¡¿Por qué dices eso?! — La intensidad en la forma de hablar de Devin ya estaba presente, cuando se emocionaba con algo no podía parar de ponerle energía a todo lo que decía o hacía, su hubiese estado en pie seguramente se encontraría correteando de un lado a otro mientras hablaba con su amigo.

—Fui yo quien te pegué, te hice daño y te traté de una manera que jamás te mereciste… — Y estaba arrepentido, más arrepentido que nunca, no le gustaba actuar así, se recordaba a su propio padre, al malnacido de Terry que todo lo solucionaba a base de golpes —…yo…mi padre…mi padre me pegaba, antes de que todo esto pasase…me maltrataba casi a diario… — Era la primera vez que hablaba del tema con su amigo, nunca antes vio la necesidad de hacerlo, no se trataba de confianza pues confiaba plenamente en Devin, se trataba de que revivir aquellos viejos momentos eran más dolorosos de lo que imaginaba.

—No sabía eso colega… — Devin estaba atento, había dejado su energía a un lado y todo lo que hacía era centrarse en las palabras de su amigo, con sus ojos clavos sobre él, como si fuesen las estacas de la tienda que eran clavadas sobre el asfalto.

—No es solo eso…en el colegio, yo no tenía amigos, vosotros habéis sido mis primeros amigos, tú y tu hermana…todos se reían de mí, todos me pegaban cuando se les antojaba, no tenía amigos, no hablaba con nadie… — Cerró los puños con rabia, imaginaba que si su yo de ahora estuviese en aquellos días probablemente hubiese enfrentado aquellos niñatos que se metían con él sin problema, eso quería creer, que era lo suficientemente fuerte como para hacerles frente, solo si hubiese sido como era ahora en aquellos días… —…y no quiero ser así, no quiero pegar a mis amigos, no quiero convertirme en un imbécil como esos chicos, tampoco quiero convertirme en un monstruo como lo era mi padre y lo que te hice… — La cabeza del pequeño todavía seguía baja, sus puños se mantenían cerrados y no tenía la fuerza de mirar a su amigo a la cara, no, no después de haber visto el moratón que le había hecho en el labio, eso solo demostraba la teoría suya de que se estaba convirtiendo en alguien despreciable, en alguien como su padre, se estaba convirtiendo en aquel que tanto había temido —…solo demuestra que me estoy convirtiendo en un monstruo como él, nunca debí pegarte, soy un monstruo…

Devin gateó hasta posicionarse justo enfrente de su amigo. El pequeño Buzz se negaba a levantar la cabeza, las lágrimas ya descendían por sus mejillas y el mellizo pudo ver cómo estas humedecían la fresca tierra que había sobre sus pies. Rápidamente, al ver que su mejor amigo estaba rodeando se acercó aún más a él, rodeó la espalda de este con su brazo y le abrazó, era la primera vez que abrazaba a un amigo, sí, a decir verdad…era la primera vez que aquellos dos pequeños tenían un amigo.

—Soy tú amigo…y te perdono, te perdono — Parecía que Devin también se estaba poniendo algo sentimental, no por la situación, sino por la confesión de Buzz donde reveló parte de su pasado — No quiero que llores imbécil, nosotros no lloramos.

— ¿Por qué? — Preguntó Buzz, ahora sí, alzando la vista, restregándose los ojos para borrar cualquier rastro de lágrimas.

—Porque los chicos no lloran, somos fuertes, puede que seamos unos enanos todavía sí pero somos un ejemplo para Bobby, incluso para la nueva niña Wendy, cuando nos vean nos tienen que ver fuertes, algún día ellos también serán así, como tú y yo, nosotros no lloramos, nunca, nosotros ganamos y luchamos pero jamás lloramos, los chicos no lloran, los chicos no lloran… — Repitió las últimas palabras como un par de veces más, empujando la cabeza de su amigo contra la suya, quedando ambos apoyados frente a frente, como buenos amigos.

—Tienes razón, basta de lloros, a partir de mañana todo será diferente, llegaremos a Reno y no tendremos que preocuparnos por estas cosas nunca más — Buzz se puso en pie, acabando con los últimos rastros de lágrimas.

—Espero que cuando lleguemos ahí sigamos haciendo competición de disparos a ver quién acierta en derribar más muertos con el rifle — Devin no olvidaba los juegos que los dos se echaban desde la azotea del hospital, eran geniales.

—Si nos dejan hacerlo sabes que cuentas conmigo.

—Con suerte mejoraras y no serás tan paquete apuntando con mi rifle, siempre fallabas y era super fácil ganarte — Rió Devin, haciendo una pose chulesca con su plateado rifle.

—Cállate bolsa andante de ronquidos, sabes que mejoraré — Bromeó Buzz entre risas imitando la tonta pose de su amigo.

—Yo ronco, vale, de acuerdo pero tú te pees por la noche y te huelen los pies, no sé qué es peor — La risa de Devin era aún mayor que la de su amigo ¡Y es que era verdad! ¡Juraba que había escuchado a su amigo peerse más de una cuando dormían en la misma habitación en el hospital!

— ¡No lo digas en voz alta! ¡Vas arruinar mi fama de ligón con tu hermana como sigas diciendo eso!

Ambos se estaban partiendo de risa, a Buzz incluso le costaba respirar a causa de las carcajadas, Bree, que había ido a buscar un montón de leña y ya regresaba se percató que habían solucionado las cosas los dos pequeños y eso le alegró, al igual que Regina por su parte pudo comprobar que su nieto había cumplido lo que le había dicho, había solucionado las cosas con su amigo. Esta llamó la atención de Devin para que fuese echarle una mano con la cena y el mellizo de Linda, casi sin poder rechistar tuvo que despedirse un rato de Buzz, ya tendrían tiempo de seguir riendo y bromeando, les encantaba hacerlo y prácticamente estaban todo el tiempo así.

Bree después de descargar el montón de leña y avivar un poco el fuego tomó asiento justo su tienda, la cual no estaba situada muy lejos de la fogata. Hizo un par de gestos para hacer que Buzz se acercara y sentara su trasero junto al de ella, cualquier momento que pudiese compartir con su pequeño lo iba aprovechar, eso siempre.

— ¿Qué era tan gracioso? — Preguntó Bree, señalando el hecho que le había hecho a un lado para que pudiese sentarse.

—Cosas nuestras — Respondió el chico tomando asiento a su lado, aun con la sonrisa presente en sus labios.

—Me alegro que lo hayáis solucionado — No había cosa que más le llenara de felicidad a Bree que ver a su pequeño reír.

—Sí, yo también me alegro.

Mientras las llamas iban tomando una forma mucho más salvaje a causa de la reciente madera que estaban consumiendo, Bree, teniendo ahora al pequeño en sus brazos hizo una pequeña retrocesión al día en que se conocieron. Sonreía con solo pensar que la primera vez que habló con Buzz él actuó con tanta distancia e incluso con algo de brusquedad. La imagen de cuando ella se vio obligada a conducir por primera vez, aquel abrazo después de aquella escapada, la cabaña, la llegada al hospital, todo lo que había luchado para salvarle cuando su pierna se puso en tan complicada situación. Todo lo que habían vivido le hacía sonreír, no todo había sido bueno pero el hecho de que hubiesen llegado tan lejos, de que estuviesen los dos juntos sentados frente una hoguera le hacía sonreír, ella lo había conseguido, había conseguido proteger a Buzz.

— ¿Y por qué sonríes tú ahora? — Buzz que tenía la cabeza recostada sobre el hombro de la rubia alzó su mirada para ver cómo estaba riendo sin tener ningún motivo aparente.

—Estaba recordando cómo nos conocimos y como ha cambiado todo desde entonces.

—Creo que prefiero olvidar como fue la primera vez que te vi… — Buzz se puso rojo como un tomate llevándose ambas manos a su rostro con rapidez.

—Ni lo menciones — Y es que ella también se había puesto rojísima, recordar aquel momento le avergonzaba mucho, recordar como Buzz entró en aquel almacén y le pilló a ella teniendo relaciones sexuales con Hassan fue posiblemente uno de los momentos más incomodos de toda su existencia —Pienso en todo el viaje que hemos hecho desde aquel día hasta hoy…

—Sí, nos hemos alejado bastante de nuestro hogar, nuestra ciudad…

—No, no es a eso a lo que me refiero — Aclaró Bree —Me refiero a todas las cosas que hemos vivido en estos últimos meses, la gente que hemos conocido, las veces que hemos puesto nuestras vidas en peligro, las veces que pensé que te iba a perder, conocerte a ti…ha sido lo mejor que jamás me haya pasado — Admitió Bree, hundiendo sus dedos en la rubia cabellera de Buzz.

—No seas exagerada.

—No, no lo soy, te soy sincera…a decir verdad me gustaría contarte algo — Era algo que jamás le había contado, algo que nadie sabía y que había sido portadora de ese hecho desde que el mundo se sumió en la oscuridad.

— ¿Qué es? — Buzz levantó su cabeza, acomodándose para prestar atención.

—Antes de que te conociera, yo estaba con Hassen, ya lo sabes…el caso es que, bueno, supongo que ya te lo habrás podido imaginar, yo trabaja de…ya sabes, dando placer a los chicos…

—No hace falta que me cuentes nada de eso, no es necesario — A Buzz no le importaba la vida que hubiese llevado Bree anteriormente, había oído a Peterson hablar de ello, incluso algunos chismes cuando se hospedaban en el hospital pero no le importa, él la quería y eso era todo lo importante.

—Escúchame y lo entenderás — Pidió ella.

—Vale.

—Cuando estaba con él me obligó hacer cosas de las que jamás estaría orgullosa, cuando todo se volvió un caos yo no tenía a nadie más, no sabía dónde acudir, prácticamente no sabía hacer nada, todo lo que tenía era a Hassen, por malo que fuese, por sucio que todo pareciese, él era todo lo que tenía… — Llegaba ese momento tan delicado el cual Bree había estado reservando desde el día que conoció a Buzz —…la semana siguiente de que el mundo se convirtiese en lo que es ahora encontramos a una madre con sus dos hijas, estaban intentando en el almacén donde nos habíamos refugiado hasta aquel entonces, el mismo almacén donde tú nos encontraste, ellas estaban intentando entrar, intentando buscar un refugio en el interior, un lugar donde resguardarse… — Buzz pudo notar como Bree no estaba del nada cómoda mientras relataba el hecho, incluso se vio tentado a interrumpirle y decirle que no era necesario que siguiese pero la dejó terminar —…Hassen y yo las encontramos, el caso es que ellas estaban llenas de cosas que necesitábamos, comida, ropa para el Invierno, medicinas…puedes imaginar lo que ese sucio hijo de puta hizo cuando las encontró, las mató, sin dudarlo, les hizo creer que todo estaba bien, que podían quedarse con nosotros y las mató…menos a una, a la más pequeña, una niña de unos nueve o diez años, no sabría decirte…la dejó malherida, con un disparo en un costado de su pecho, haciendo que se arrastrase por el suelo, intentando huir para salvarse, llorando, destruida por el dolor…

—Bree… — Buzz posó su mano sobre el hombro de la rubia, ella tomó la mano del pequeño e intentó llenarse de fuerzas para terminar.

—Tuve que matarla, Hassen me obligó a que fuese yo la que rematara a esa pequeña, me hizo asesinarla, me dio el arma y me dijo que si no era yo la que le metía una bala en la cabeza él mismo acabaría conmigo, tuve que hacerlo…asesiné a una niña pequeña por culpa de él, por culpa de ese desgraciado, me convirtió en una asesina…

—Pero no es tú culpa, él te obligó y me alegro que esté muerto, me alegro tanto…

Ella no iba a llorar, Buzz tampoco, con solo darle la mano le daba toda la fuerza que necesitaba. Aun así, la mayor fuerza que Bree podía recibir en aquel momento era ver al muchacho ahí, con ella, a salvo, al menos había hecho algo bien en aquella vida, no había fallado como con aquella niña, le había mantenido a salvo.

—Lo sé — La rubia posó sus labios sobre la mejilla de Buzz y le beso — ¿Pero sabes que es lo mejor? — Preguntó, sabiendo la respuesta —Que de alguna manera he conseguido compensar mi error, lo que hice, he conseguido mantenerte a salvo, puede que a veces no haya sido la mejor pero lo he conseguido, lo hemos conseguido, mañana todos estaremos a salvo, todo habrá acabado y yo…habré acabado mi misión, habré cuidado de ti todo lo que pude y todo habrá terminado — Y de alguna manera era así, el alivio que podía sentir al decir que todo estaba bien, el alivio que sentía al decir que se había cobrado la vida de una niña pero que a la vez había salvado a otro muchacho, cuidándolo, dándole el cariño que necesitaba, le hacía sentir bien, le hacía sentir realizada, como si todo hubiese acabado, por fin.

—Ni digas eso, ya sabes que no quiero que se acabe… — Buzz frunció el ceño, refunfuñó cruzándose de brazos. La idea de que una vez que llegasen a Reno perdiese a Bree le aterraba.

—No te enfades piojo — Rió ella, obligando su cabeza a que se apoyara en su hombro nuevamente —Ya hablamos de esto y sabes que jamás te dejaré solo, nunca te dejaré.

— ¿Lo prometes? Promételo, promételo, promételo — Insistió como una cotorra.

—Oh créeme, jamás haría eso, jamás te dejaría, jamás te dejaré, estaré contigo, para siempre, lo prometo, para siempre.

Buzz ya no tenía nada más que añadir, su promesa era todo lo que quería escuchar, solo quería abrazarla, toda la noche, ya tendrían tiempo de estar en tensión al día siguiente, todo lo que quería ahora era una última noche de paz a su lado. Con su rubia, con su Bree, con la que estaba siendo su verdadera y única madre.
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Vie, 26 Sep 2014, 21:21

18 ~ El precio de la mentira. (Parte 2)





El campamento iba progresando adecuadamente. Las tiendas ya estaban montadas, la cena casi que ya estaba servida y todos iban acercándose más y más al fuego, incluso aquellos que habían sido repudiados antes como Jerry y Peterson iban encontrando su lugar en el pequeño grupo.

Todavía había dos que no sabían muy bien que hacer, estaban de acuerdo en viajar hasta Reno, conseguir los helicópteros y llegar hasta el lugar pero les estaba siendo toda una odisea de obstáculos sentirse aceptados entre ellos, sobretodo para ella, la cual no dejaba de quejarse por cualquier cosa que Chris le proponía.

— ¿Por qué debemos contárselo? Ni siquiera les conocemos, no les importa — Natalie era la que preguntaba poniéndose en pie para acercarse hasta la hoguera pues la cena ya estaba lista.

— ¿Por qué no? Ni que fuese una cosa mala — Chris no entendía porque ella siempre hacía que las cosas fuesen tan difíciles, entendía todo ese rollo de no confiar en nadie pero ellos mismos habían sido los que habían decidido formar parte del grupo, fue su decisión y únicamente de ellos.

—No les importa nuestras cosas…

—Hablas como si fuésemos a revelar nuestro gran secreto o algo así — Se encogió de hombros el castaño de pelo rizado.

— ¡Cállate! — Exclamó la embarazada —Eso si que jamás lo diremos, no pienso permitir que la gente nos vuelva a juzgar de nuevo, ni pensarlo.

—Es a eso lo que me refiero, contarles que estamos esperando un bebé no es algo malo, deja de tener esa cara de acelga podrida Nat.

Ella le contestó con una disimulada y leve patada en las espinillas y Chris como siempre se quejó, frotándose la zona del pie con su diestra.

—Está bien, está bien, se lo diremos, dejaré que el principito sea el centro de atención y pueda dar la gran noticia — Ironizó Natalie sabiendo que a Chris a veces le gustaba ser más el centro de atención que otra cosa, le conocía desde que era un bebé así que sabía cómo actuaba su hermano, siempre había sido así.

Feliz de haber conseguido lo que quería, Chris guió a su querida Natalie hasta la fogata. Ya todos estaban reunidos, la cena se había servido y a pesar de que algunos tenían las caras más largas que otros, todos parecían bastante calmados, relajados y centrados en descansar aquella noche todo lo que fuese posible.

Regina le ofreció a ambos un plato de judías con conejo, el cual habían cazado ya hacía unos días atrás pero por suerte de ellos se había mantenido en buen estado, posiblemente las bajas temperaturas y el repetitivo estado de congelación que se vivía entre los arboles hizo que la carne no se pusiese mala. Chris negó a comer todavía, les explicó a todos que quería aprovechar ahora que todos estaban reunidos para decirles algo, a todos ellos, no podía faltar ni uno.

— ¿Ya estamos todos? — Chris contó uno a uno, asegurándose que todos estaban presentes.

—Venga ya Chris — Presionó Natalie a su hermano, viendo como se hacía el interesante haciendo que todos aguardaran impacientes.

— ¿Y bien? — Añadió JD haciéndose un poco portavoz de todos que seguían esperando.

Chris como si fuese un presidente o algo así, como si estuviese apunto de dar el discurso de su vida se aclaró la voz y tras deja unos últimos segundos de silencio decidió hablar, no quería recibir otra patada de Natalie, dolían.

—Es algo que nos concierne a ambos, tanto a Natalie como a mí, es algo…realmente bueno — La pareja sonrió y otro que también lo hizo fue Buzz pues era el único que sabía el secreto del embarazado además de obviamente los padres de la criatura, le alegraba saber que Natalie y Chris por fin decidiesen abrirse a los demás.

—Veremos si sigues diciendo eso cuando tenga una barriga más grande que tú enorme cabeza — Y es que eso era de las cosas que más miedo le daba a Natalie, tener una barriga tan enorme que le incapacitara hacer cualquier cosa.

— ¿Una barriga? — Preguntó Bree abriendo los ojos como platos, ya empezaba a darse cuenta por donde iban los tiros.

— Sí, vamos a ser papas, bueno, eso creo, no creo que el hijo sea de otro — Chris siempre tenía que hacer la gracia.

—Tonto — Rió Natalie tomando la mano de su chico.

Todos se pusieron en pie, acercándose a darle la enhorabuena, como si fuesen unos recién casados, de uno en uno, abrazando a los que iban a ser padres en unos meses. La pregunta de cuanto estaba embarazada obviamente salió, Natalie no tenía más de dos meses desde que había engendrado a ese pequeño en su vientre. Todos parecían contentos, una vez que llegasen a Reno estaban convencidos de que sería el lugar perfecto para que el niño se criase, por primera vez en mucho tiempo tenían esperanza y es que si aquel niño podía nacer, vivir, tener una enseñanza y vida normal en aquel lugar seguro mucho de ellos se iban a dar por satisfechos, eso era la vida, vivir, como se vivía antes, era todo lo que querían.

Se unieron a la cena. Era la primera vez que todos cenaban juntos, sin problemas, sin discusiones, cada uno con sus conversaciones internas con sus miembros más allegados en el grupo pero todos ellos con una enorme sonrisa en la boca, incluso Peterson charlaba con su fiel acompañante Jerry. Todo iba según lo planeado.

Después de que Linda cerrase la velada cantando “Sweet home Alabama” con su guitarra todos decidieron marchar a dormir, necesitaban las energías para el día que les esperaba.





Todos menos tres figuras que se encontraban entre la maleza del campamento, alejados lo suficiente de las tiendas para no ser descubiertos, para que nadie les oyera hablar…

— ¿Y qué pasa con Starla? — Era Jerry quien se dirigía a Peterson, el cual acababa de revelar un plan totalmente diferente que los otros miembros del grupo desconocían.

—No podemos contar con ella chaval, haz que te crezcan más pelos en los huevos, supéralo, ella pasa de ti, olvídala, es una traidora — Peterson era rotundo.

El tercero en aquel trio oculto en la oscuridad era Ethan, el mismo Peterson le había hecho venir cuando todos marcharon a dormir, en un primer momento Ethan se mostró reacio e incluso amenazó al comandante de que si le hacía algo gritaría y todos se despertarían pero una vez que le contó cómo estaba la situación decidió quedarse y formar parte de aquel complot.

—Pero es Starla, ha estado con nosotros desde el principio…

—No te lo voy a repetir más veces, ella no está con nosotros ahora — Petersón alzó su puño y golpeó la cabeza de Jerry con brusquedad un par de veces para dejarle claro que era él quien daba las órdenes y si decía que Starla no estaba con ellos pues no estaba con ellos — ¿Está claro?

Jerry asintió a la fuerza.

—Tenemos a Ethan, es todo lo que necesitamos para conseguir ese helicóptero, nada más, ellos no pueden venir con nosotros, Ethan y su hijo serán nuestros acompañantes — Dejó bien claro Peterson.

—Haré cualquier cosa para montar a mi hijo en ese helicóptero, lo sabéis, haré cualquier cosa… — Suspiró Ethan cabizbajo.

—Lo sé, lo sé, eres un buen hombre Ethan, sé que lo eres y por eso te elegí a ti, tú y tu hijo merecéis llegar a Reno junto a nosotros, merecéis algo mejor — Obviamente toda esa charladuría de Peterson era mentira, Jerry era consciente de ello, Peterson era un mentiroso compulsivo y solo estaba utilizando a Ethan como herramienta pues sabía que necesitaban la mano de otra persona más para llegar hasta el helicóptero.

— ¿Entonces cuál es el plan? — Preguntó Ethan.

—El plan sigue siendo el mismo, nos bañamos con la sangre de los muertos, vamos con el grupo hasta que encontremos la oportunidad perfecta para disparar a uno de ellos, el que sea, no importa…será el cebo perfecto pues todos los muertos al oler la sangre y ver que los demás entran en pánico acudirán a ellos, entonces, aprovecharemos ese momento para salir corriendo y adentrarnos en busca del helicóptero nosotros solos — Peterson lo tenía totalmente claro, sin embargo Jerry todavía seguía manteniéndose en silencio, oculto en las sombras, con una mirada desafiante, una mirada que no había tenido antes, no al menos contra su comandante —Ya os he contado que he estado toda la tarde intentando ponerme en contacto con mis compañeros de ahí dentro y no ha habido respuesta…los cabrones han conseguido abrirse paso hasta el helipuerto y se han largado con los helicópteros, como os he dicho he rodeado la base hace un par de horas mientras la cieguita estaba cantando, desde el otro lado del acantilado pude ver que en el helipuerto todavía queda un helicóptero, solo uno y es para nosotros, jamás podríamos llevar todos ellos en un único helicóptero, ellos son nuestro cebo, siempre lo han sido, desde el primer momento, es nuestro ticket al paraíso, tuyo Ethan, de tú hijo, mio y de Jerry, somos los elegidos, somos quien ganaremos.

A Ethan cada vez que oía una nueva palabra de aquel macabro plan acababa con un arañazo en su interior. ¿Era lo que tenía que hacer? No dejaba de cuestionarse a si mismo pero no tenía otra opción, si podía salvarse él mismo y su hijo por supuesto que iba a tomar esa oportunidad, sería un imbécil si no lo haría.

—Solo prométeme que no dispararas a ninguno de los niños ni a la embarazada — Pidió el padre de Bobby.

—Lo prometo, ningún niño ni la embarazada, el cebo será otra persona.

Ethan asintió, era lo único que necesitaba asegurar antes de formar totalmente parte de aquello, no acababa de confiar del todo en Peterson pero era consciente de que le necesitaba y mientras le necesitara creería en la palabra del comandante.

—Iré a dormir.

—Sí, ves a dormir con tú pequeño, descansa buen hombre, mañana será un día largo — Pidió el comandante, dejando paso para que Ethan pudiese volver a la tienda que compartía con Bobby —Y recuerda, estás haciendo lo que es correcto aquí Ethan, mantén eso en mente.

Ethan se giró para asentir y luego marcharse, no sabía si era lo correcto pero lo que sí sabía era que por Bobby haría cualquier cosa, incluso sacrificarse a sí mismo, no le importaba sacrificar a todo el grupo se hacía falta para mantener a su pequeño con vida, jamás le importaría algo así, antes era Bobby, siempre.

—Tú también deberías ir a dormir — Volvió a dar una orden el comandante, esta vez a su segundo al mando; Jerry.

Seguía en silencio y parecía que iba a ser difícil sacarle las palabras, no estaba convencido del todo de ser partícipe de aquel movimiento, no teniendo que desterrar a Starla de aquella manera tan sucia y ruin pues puede que ella le hubiese mandado a la más completa mierda hacía unas horas atrás pero sus sentimientos seguían presentes y no era algo que fuesen a desaparecer con tanta rapidez.

Peterson chasqueó la lengua al notar que Jerry no iba a decir palabra, decidió marcharse a su tienda pero unas últimas palabras de Jerry hicieron que este parara en seco.

—Son buena gente comandante, todos ellos, quizás nos la han jugado, quizás no nos han tratado todo lo bien que nos mereciésemos pero…son personas, con ilusión, con esperanza, no podemos arrancarle esa esperanza así, no me apunté al ejército para asesinar personas, no para hacer esto, como me dijo Starla un día, me apunté al ejército para salvar vidas, no para quitarlas…— Jerry estaba preparado para cualquier reacción de Peterson, sabía que sus palabras no le iban a gustar ni un pelo.

El comandante torció, regresó sobre sus propios pasos y se acercó hasta Jerry, lentamente alzó su mano y por unos segundos creyó que iba a ser golpeado por Peterson pero no fue así, no, el comandante posó la mano en el hombro de su hasta ahora fiel aliado.

—Esto ya no se trata más en el ejército o en salvar vidas, se trata de sobrevivir, entiendo lo que dices y con suerte ellos también podrán salir con vida mañana, quizás incluso encuentren otro lugar seguro como el hospital y puedan ser felices, pero debemos pensar en nosotros, esto es la supervivencia del más fuerte y con ellos…estamos condenados a la muerte — Los ojos de Chuck Peterson estaban clavados en los ojos de Jerry, como si le intentara convencer fuese como fuese —Te necesito, eres como un hijo para mí, hemos pasado por millones de cosas juntos en estos meses, te necesito Jerry, no puedo hacerlo sin ti, te necesito o de lo contrario moriré, eso está claro…

Jerry que intentó mantenerse lo más frio y distante que pudo, intentó mostrar a Peterson que no era su marioneta, que no siempre tenía que ser partícipe de sus locas ideas, de sus malevolentes planes, no quería ser una marioneta, ya no.

—Te necesito hijo, te necesito… — Peterson retiró su mano del hombro de Jerry a la espera de que este le diese una contestación pues pasaron varios minutos donde su aliado se mantuvo en silencio, pensando, decidiendo antes de hablar.

—Está bien.

— ¿Cuento contigo entonces? — Una mezquina sonrisa bajo aquel sucio bigote se dibujó en Peterson.

—Sí, como siempre — Admitió Jerry asintiendo.

Peterson le dio una palmadita en el hombro y después decidió marcharse a dormir, al igual que Jerry que también lo hizo, ambos de una manera muy diferente pues Peterson no tenía remordimiento alguno pero Jerry si lo hacía y aquello le impidió conciliar el sueño en toda la enorme y larga noche que tenía por delante.







Cuando los primeros rayos de sol del esperado día empezaron a deslumbrarse Jerry optó por salir de su tienda, odiaba tener que estar ahí metido dando vueltas, estaba inquieto. Vio a JD, calentando algo de leche en una cacerola sobre las tímidas ascuas que quedaban del fuego de la noche anterior, todos los demás dormía.

Con disimulo se acercó hasta el doctor, tomando asiento, sin hacer ruido para que los demás no se despertasen. JD le miró y le dio los buenos días con una cabezada, parecía que quería permanecer en silencio. Jerry no quería, tenía que hablar con él.

—Peterson quiere traicionaros — Fue directo y sin rodeos, aquello debía hablarse cuanto antes.

— ¿Qué? — El rostro del doctor cambió por completo, ahora se había tornado a un rostro con una mezcla de sorpresa e ira, no podía creer lo que escuchaba.

—Ethan le está ayudando, no le culpo, solo quiere salvar a Bobby…solo hay un helicóptero, Peterson te ha engañado, no consiguió ponerse en contacto con sus compañeros de dentro en toda la tarde, se han largado y todo lo que queda es un único helicóptero, os disparará a uno de vosotros para usaros de cebo cuando estemos caminando entre los muertos y luego se hará con el helicóptero — Explicó Jerry, ya no temía lo que pudiese ocurrir, nunca iba a ser partícipe de aquella descabellada idea de Peterson, él no era así.

—Pedazo hijo de puta, sabía que quería jugárnosla, desgraciado y Ethan, prefiero no hablar de él ahora mismo, también me repugna lo que está haciendo… — Murmuró JD, conteniéndose para no ponerse en pie e ir y acabar con el maldito comandante de una vez por todas.

—Estoy cansado de seguir sus órdenes, no voy a ser parte de esto por eso te lo estoy contando, lo mejor que puedes hacer es ir ahora a su tienda y meterle un tiro mientras duerme, acaba con él, acaba con todo esto de una vez por todas, lo haría yo pero…tengo cierto apego por ese cara mierda, debes hacerlo, él es peligroso — SI Jerry hubiese tenido los huevos de hacerlo hubiese sido él mismo el que se hubiese encargado de acabar con Peterson la misma noche anterior.

—No, seguiremos con el plan de ese hijo de puta — Anunció JD para sorpresa de Jerry.

— ¿Pero qué estás diciendo? Nos va a guiar a todos hacía la muerte, vamos a morir, debes matarlo, es solo un helicóptero, no merece la pena arriesgarse…

—Es solo un helicóptero, sí pero al menos ya es algo, conseguiremos ese helicóptero y luego encontraremos un lugar el cual podamos utilizar como refugio para los dos siguientes días, haremos turnos y todos llegaremos a Reno con ese mismo helicóptero, Starla y tú sabéis pilotar, primero llevareis a unos cuantos, luego volveréis y llevareis a otros — Lo tenía claro, no iba a renunciar al helicóptero, no siendo el único vehículo que les podía llevar a la zona segura de Reno en tan pocas horas —El viaje no son más de cuatro horas con ida y vuelta incluida en el helicóptero, podríamos llegar todos ahí en el mismo día, en dos turnos.

—Viéndolo así es buena idea, supongo, podríamos hacerlo, llevaros en dos viajes — Admitió Jerry —Pero Peterson os quiere muertos, os disparará, disparará a uno de vosotros, matará a uno de vosotros, os utilizará de cebo…

—Él podría ser nuestro cebo, podríamos utilizar el mismo plan pero siendo él quien caiga — Propuso JD.

— ¿No lo entiendes? Él es rápido, es una bestia, siempre consigue lo que quiere y ahora quiere matar a uno de vosotros, lo hará, sin dudarlo lo hará.

—No si yo le disparo a él antes.


Sentenció el doctor.


¡Y ya está el capitulo y he tenido que dividirlo en dos partes porque no cabía en un solo post xD! Con retraso (culpa de tener que llevarme el pc fijo de casa al piso de estudiantes que estoy en bcn) pero aquí estoy xD bueno, sobre el capitulo tal y como os dije quería que con este capitulo fuesemos dejando a los personajes más o menos en un ciclo cerrado y armonía ante la recta final, es un claro capitulo de transicion ante los dos capitulos finales (que como vengo diciendo, serán la bomba) y he intentado que todos los personajes aporten algo, ya me direis que os parece. (:

Solo dos capitulos chicos y os aseguro que la tensión estará presente en todo momento, va a ser algo grande, con tan solo deciros que cuando escribí los dos capitulos finales, hará cosa de un mes, decidí que ocurriese una muerte y ahora me estoy planteando cambiarla...no lo haré, me mantengo firme a mi decision y cuando lleguemos a ese momento os explicaré más sobre este debate interno que tengo xD

En fin, no voy a dar ningún spoiler para los dos proximos capitulos solo dejaré el nombre de los dos ultimos capitulos finales, soy mala pero es para que se viva con más tensión cuando se lea, sin ningún tipo de información. ::P:

¿Quien disparará primero? ¿Peterson o JD? De disparar Peterson...¿Quien creeis que sería su elegido? ¿Llegaran finalmente a la zona segura de Reno? ¿Quienes moriran? Porque sí, esta va a ser un baño de sangre... ¿Pasará factura la traición de Ethan y la de Jerry a su misma vez? El proximo capitulo estará ¡Este proximo Martes! Y el final...pues el Viernes, el final, ya todo acaba la semana que viene :(

Nombre de los dos últimos episodios de la historia:

19 - Donde habita la muerte
20 - Al final de la escapada

¡Muchas gracias por leer, gente!
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Robla » Dom, 28 Sep 2014, 19:12

Hola,

¡Ya estoy aquí! I'm here! Je retorrné!

Bueno, bueno, bueno, mi querida, amada y guapa Nadia. Mi amor sigue puro y límpido como la pulcritud y la majestuosidad de tu escritura. Esos dedos gráciles que hacen crear palabras armoniosas, que se unen para darle forma a esta historia tan maravillosa a la que mucho echaré de menos en el momento en que el punto final cierre uno de los capítulos más bien llevados de los Relatos Z, de este foro.

Dices que ha sido de transición. Para mí ha sido un capítulo necesario. ¡Todos sabemos que la llegada a los helicópteros no será feliz! Damos por hecho que morirán much@s, normal, este mundo es así. Y este capítulo era necesario. Sentando bases, ¡sí señorita!

Habiendo leído tamaña extensión, no descarto que en el tintero se me quede algún resquicio o fragmento por comentar, cosa que sería trágica, y por la cuál me disculpo con anticipación.

Buzz está hecho un valiente, sin ningún lugar a dudas. Echaré mucho de menos a este carismático personaje que se ha hecho un hueco en el trasfondo de mi corazón. ¡Quiere aprender medicina!

Su corazón puro es único. Lo siento, pero no sé por qué, espero, deseo y quiero, que uno de los que mueran en ese camino, sea JD. ¡Lo anhelo! Aún viéndolo hablar camioneta, y aunque debiera cogerle apego, le he cogido más asco aún. Algo inexplicable, soy raro, lo sé, pero es así.

También me ha gustado, de Buzz, la reconciliación con Devin. ¡Enorme la escena de Regina con sus nietos, como una abuela solo saber hacer las cosas! Como una abuela sabe hacer que su nieto haga lo que tiene que hacer, o como le sonsaca a base de cosquillas a su nieta, su amorío. Por favor, no me mates a Linda... por favor...

Por eso me ha gustado, la reconciliación. Porque me la he imaginado así. Sin cosas ostentosas para ser mayores, así, con palabras estilo "eres genial" y esos hechos, y el momento sinceración de Buzz ha sido espectacular. Sí. Ellos ya son verdaderos amigos. Amigos inseparables.

Mención especial para el verbo 'pee', mucho que no lo leía :meparto: :meparto: :meparto: Me he reído solo, soy tonto y raro, vamos sumando al lote. A ver si sumamos un día de estos, guapo.

Es que en serio, aún cuando bajan del coche, le cojo más repelús a JD. :disparo2: :disparo2: :disparo2:

Y hasta Peterson ahí me parece que no tiene mayores intenciones. Oh, triste de mí. :meparto:

¡Esperemos al día siguiente, y a ver cómo concurre la incursión! ¡Carne, carne, carne, carne, pescado, carne! :chicle:

La escena de Starla y Jerry. ¡STARLA ES MÍA! ¿HAS OÍDO JERRY? ¡EME-Ícontilde-A! Mía. Se ve que Starla no es de sentimientos, cosa que ya sabíamos, y de su pasado no ayudaba, y no iba, ahora que se ha ganado un hueco en el grupo, y que hasta ha empatizado con Bree y Buzz y el resto de niños y demás, y estando en esa situación, y aunque le ame, y aunque, aunque, aunque, aunque, Starla, sigue siendo Starla. Aunque Jerry ya se granjeó mi enemistad hace tiempo por ser el típico 'lameposaderas' de los mayores. No tienes mi beneplácito para tocar las zonas que no son tuyas :cabezazos: Me dolió la patada. :shock:

Me alegra que Sherry diera el paso más importante, que por lo que sabemos de ella, debería dar. Enterrar por fin, al que una vez en día, fue su hijo. Y me alegra que el Español le ayudara con ello. Se ve que son una pareja bastante simpática. Además, ahora, con el pelo rojo lavado, como lo describías y todo, me la imaginé besada por el fuego. Ygritte. Hoy duermo feliz, dejadme. :meparto: Ramón, elige cuando estés preparado. No digo más.

Me adelanté para mostrar mis cálidos sentimientos a Regina y Linda, así que no lo recalcaré de nuevo. ¡Gracias por esa cariñosa reconciliación, Nadia! Buena anécdota de Devin, por cierto.

Y llegamos, a uno de los momentos culmen para mí. Mágicos. Enriquecidos. Adulterados de sentimientos. Con una pizca de recuerdos pasados. ¡Me ha encantado! Ese momento Buzz-Bree. Siempre me encantan sus momentos, porque son los dos personajes con más química que he leído en el fic, además de Buzz-Linda. Además, de los que más química tienen de todo lo que he leído, hasta de escritores profesionales, donde leí aparentes relaciones buenas, pero sin ese sentimiento que te transmite de cosquilleo, ese hervir de estómago, tú lo has hecho. Y ese conocimiento de Bree que no sabíamos. No la culpo, la quiero más por ello. Que esta relación no se acabe nunca. Por favor, sálvalos... por favor... :llorando: En este apartado has conseguido sacarme una lagrimilla, lo admito púbicament... digo públicamente.

Natalie y Chris. Esos personajes nuevos, traidores a la sangre (¡los diosos los maldecirán!) pero a los que he cogido cariño, en pocos capítulos. Quizás solo sea por el hijo que sabemos que esperan, pero me alegra que ante la revelación, todos los trataran como si fueran de la familia de hace tiempo. ¡Espero que, al menos, Natalie se salve! Quiero que sea la esperanza del futuro, sin lugar a dudas.

Me he imaginado a Linda, cantando. Mi mente ha sonreído. Me has llenado de calidez. Me has dado alegría.

No puedo juzgar a Ethan. Sabiendo la situación, es un padre que protege a su hijo. No puedo aprobarlo, obviamente, pero tampoco puedo empezar a maldecirlo y demás. Espero que se de cuenta, y que el hecho ponga a cada uno en su sitio. El hecho de estar ante el peligro. Pero Bobby merece vivir.

Peterson... no comentaré nada sobre él. Sé, o al menos espero y creo que morirá. Y espero que sea de la manera más dolorosa posible, siendo despedazado mientras tiene el uso de razón y la vista, para ver como a los que odia, huyen.

MUERE.

Y el final, Jerry... con esto no me lo has 'salvado', no puedo 'salvarlo', sin ninguna duda, porque para mí ya es insalvable en lo que se refiere a cómo actuó. Ya tuvo que haberse rebelado hace tiempo, pero le daría un soplo de esperanza o algo antes de matarlo, aunque no lo haría sufrir. Aunque posiblemente nos sorprendas.

JD, sigo sin quererte, pero, que sea lo que dios quiera, deberías comunicárselo a todos, deberías matarlo antes de entrar ahí, porque aunque quieras invertir el plan, tu egocentrismo, tus ganas de hacerte el héroe, y todo lo demás acabarán por matar a la gente que supuestamente más quieres. Y no te lo perdonaré.

¡EL MARTES, EL MARTES, EL MARTES! MENOS MAL; TE LO IBA A DECIR: ¡DANOS UN CAPÍTULO ANTES, QUE NO AGUANTO!

Si cuando me dices que yo escribo bien, es que lo tuyo es majestuoso, espectacular, asombroso, sensible, mágico... ¡es único! Tu forma de relatar y mostrarme apego a los personajes... por favor, trátamelos bien en los dos últimos capítulos con nombres evocadores y sin spoilers... `¡lo apruebo!'.

Más, más, dame más.

Espero con impaciencia más, Nadia.

101/100. :aplauso: :aplauso: :aplauso: :aplauso: :aplauso:


¡ESTE RELATO PASARÁ A LA HISTORIA DEL FORO!
Saludos, Robla.Imagen
ImagenVisita: Mis Relatos Z: Otras historias y Mi Twitter. Imagen


Imagen
Avatar de Usuario
Robla
Moderador
 
Mensajes: 3791
Registrado: Lun, 31 Oct 2011, 13:16
Ubicación: Escondido.


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Lun, 29 Sep 2014, 15:44

Robla escribió:Hola,

¡Ya estoy aquí! I'm here! Je retorrné!

Bueno, bueno, bueno, mi querida, amada y guapa Nadia. Mi amor sigue puro y límpido como la pulcritud y la majestuosidad de tu escritura. Esos dedos gráciles que hacen crear palabras armoniosas, que se unen para darle forma a esta historia tan maravillosa a la que mucho echaré de menos en el momento en que el punto final cierre uno de los capítulos más bien llevados de los Relatos Z, de este foro.

Dices que ha sido de transición. Para mí ha sido un capítulo necesario. ¡Todos sabemos que la llegada a los helicópteros no será feliz! Damos por hecho que morirán much@s, normal, este mundo es así. Y este capítulo era necesario. Sentando bases, ¡sí señorita!

Habiendo leído tamaña extensión, no descarto que en el tintero se me quede algún resquicio o fragmento por comentar, cosa que sería trágica, y por la cuál me disculpo con anticipación.

Buzz está hecho un valiente, sin ningún lugar a dudas. Echaré mucho de menos a este carismático personaje que se ha hecho un hueco en el trasfondo de mi corazón. ¡Quiere aprender medicina!

Su corazón puro es único. Lo siento, pero no sé por qué, espero, deseo y quiero, que uno de los que mueran en ese camino, sea JD. ¡Lo anhelo! Aún viéndolo hablar camioneta, y aunque debiera cogerle apego, le he cogido más asco aún. Algo inexplicable, soy raro, lo sé, pero es así.

También me ha gustado, de Buzz, la reconciliación con Devin. ¡Enorme la escena de Regina con sus nietos, como una abuela solo saber hacer las cosas! Como una abuela sabe hacer que su nieto haga lo que tiene que hacer, o como le sonsaca a base de cosquillas a su nieta, su amorío. Por favor, no me mates a Linda... por favor...

Por eso me ha gustado, la reconciliación. Porque me la he imaginado así. Sin cosas ostentosas para ser mayores, así, con palabras estilo "eres genial" y esos hechos, y el momento sinceración de Buzz ha sido espectacular. Sí. Ellos ya son verdaderos amigos. Amigos inseparables.

Mención especial para el verbo 'pee', mucho que no lo leía :meparto: :meparto: :meparto: Me he reído solo, soy tonto y raro, vamos sumando al lote. A ver si sumamos un día de estos, guapo.

Es que en serio, aún cuando bajan del coche, le cojo más repelús a JD. :disparo2: :disparo2: :disparo2:

Y hasta Peterson ahí me parece que no tiene mayores intenciones. Oh, triste de mí. :meparto:

¡Esperemos al día siguiente, y a ver cómo concurre la incursión! ¡Carne, carne, carne, carne, pescado, carne! :chicle:

La escena de Starla y Jerry. ¡STARLA ES MÍA! ¿HAS OÍDO JERRY? ¡EME-Ícontilde-A! Mía. Se ve que Starla no es de sentimientos, cosa que ya sabíamos, y de su pasado no ayudaba, y no iba, ahora que se ha ganado un hueco en el grupo, y que hasta ha empatizado con Bree y Buzz y el resto de niños y demás, y estando en esa situación, y aunque le ame, y aunque, aunque, aunque, aunque, Starla, sigue siendo Starla. Aunque Jerry ya se granjeó mi enemistad hace tiempo por ser el típico 'lameposaderas' de los mayores. No tienes mi beneplácito para tocar las zonas que no son tuyas :cabezazos: Me dolió la patada. :shock:

Me alegra que Sherry diera el paso más importante, que por lo que sabemos de ella, debería dar. Enterrar por fin, al que una vez en día, fue su hijo. Y me alegra que el Español le ayudara con ello. Se ve que son una pareja bastante simpática. Además, ahora, con el pelo rojo lavado, como lo describías y todo, me la imaginé besada por el fuego. Ygritte. Hoy duermo feliz, dejadme. :meparto: Ramón, elige cuando estés preparado. No digo más.

Me adelanté para mostrar mis cálidos sentimientos a Regina y Linda, así que no lo recalcaré de nuevo. ¡Gracias por esa cariñosa reconciliación, Nadia! Buena anécdota de Devin, por cierto.

Y llegamos, a uno de los momentos culmen para mí. Mágicos. Enriquecidos. Adulterados de sentimientos. Con una pizca de recuerdos pasados. ¡Me ha encantado! Ese momento Buzz-Bree. Siempre me encantan sus momentos, porque son los dos personajes con más química que he leído en el fic, además de Buzz-Linda. Además, de los que más química tienen de todo lo que he leído, hasta de escritores profesionales, donde leí aparentes relaciones buenas, pero sin ese sentimiento que te transmite de cosquilleo, ese hervir de estómago, tú lo has hecho. Y ese conocimiento de Bree que no sabíamos. No la culpo, la quiero más por ello. Que esta relación no se acabe nunca. Por favor, sálvalos... por favor... :llorando: En este apartado has conseguido sacarme una lagrimilla, lo admito púbicament... digo públicamente.

Natalie y Chris. Esos personajes nuevos, traidores a la sangre (¡los diosos los maldecirán!) pero a los que he cogido cariño, en pocos capítulos. Quizás solo sea por el hijo que sabemos que esperan, pero me alegra que ante la revelación, todos los trataran como si fueran de la familia de hace tiempo. ¡Espero que, al menos, Natalie se salve! Quiero que sea la esperanza del futuro, sin lugar a dudas.

Me he imaginado a Linda, cantando. Mi mente ha sonreído. Me has llenado de calidez. Me has dado alegría.

No puedo juzgar a Ethan. Sabiendo la situación, es un padre que protege a su hijo. No puedo aprobarlo, obviamente, pero tampoco puedo empezar a maldecirlo y demás. Espero que se de cuenta, y que el hecho ponga a cada uno en su sitio. El hecho de estar ante el peligro. Pero Bobby merece vivir.

Peterson... no comentaré nada sobre él. Sé, o al menos espero y creo que morirá. Y espero que sea de la manera más dolorosa posible, siendo despedazado mientras tiene el uso de razón y la vista, para ver como a los que odia, huyen.

MUERE.

Y el final, Jerry... con esto no me lo has 'salvado', no puedo 'salvarlo', sin ninguna duda, porque para mí ya es insalvable en lo que se refiere a cómo actuó. Ya tuvo que haberse rebelado hace tiempo, pero le daría un soplo de esperanza o algo antes de matarlo, aunque no lo haría sufrir. Aunque posiblemente nos sorprendas.

JD, sigo sin quererte, pero, que sea lo que dios quiera, deberías comunicárselo a todos, deberías matarlo antes de entrar ahí, porque aunque quieras invertir el plan, tu egocentrismo, tus ganas de hacerte el héroe, y todo lo demás acabarán por matar a la gente que supuestamente más quieres. Y no te lo perdonaré.

¡EL MARTES, EL MARTES, EL MARTES! MENOS MAL; TE LO IBA A DECIR: ¡DANOS UN CAPÍTULO ANTES, QUE NO AGUANTO!

Si cuando me dices que yo escribo bien, es que lo tuyo es majestuoso, espectacular, asombroso, sensible, mágico... ¡es único! Tu forma de relatar y mostrarme apego a los personajes... por favor, trátamelos bien en los dos últimos capítulos con nombres evocadores y sin spoilers... `¡lo apruebo!'.

Más, más, dame más.

Espero con impaciencia más, Nadia.

101/100. :aplauso: :aplauso: :aplauso: :aplauso: :aplauso:


¡ESTE RELATO PASARÁ A LA HISTORIA DEL FORO!




En serio, cuando me escribes comentarios como este no tengo palabras, de verdad, no hay recompensa más grande para una amaeatur como yo que escribe por diversión en sus ratos libres que recibir este tipo de comentario, de tu parte, de todos los que habéis seguido el fic este año y medio, eres grande, sois grande y os quiero mucho.

Paso a comentar tu análisis que si no me pongo con los sentimentalismos y no es plan >.<

Pues sí, en este capitulo quería sentar las bases de lo que serán los dos últimos capitulos que estaran llenos de emocion, intrigas y un giro final bastante curioso. Pero como me has dicho me he querido centrar más en la historia de cada personaje en este capitulo. Sherry por fin acabando con aquel lazo que le mantenía a su fallecido hijo, Ramón dudando de contarle que asesinó al marido de Regina, Devin y Buzz reconciliándose, Bree cumpliendo por fin su misión, Natalie y Chris confiando en el grupo por primera vez y contándoles lo del bebé, Starla negando sus sentimientos hasta el limite extremo, Ethan haciendo cualquier cosa para mantener a su hijo a salvo y Jerry, abriendo los ojos por fin.

Buzz futuro doctor, me mola, me mola. :chicle: Yo también siento cierto rechazo por JD, no te preocupes xDD el personaje está creado así, siempre fue mi idea inicial, un señor que la situación le superó, que nunca estuvo preparado para ser lider y fue casi obligado a ello. Yo, sinceramente veo a mejores lideres a Ramón y Starla, incluso Buzz cuando cumpla unos añitos más. Regina y sus nietos son amor :combustion:

El verbo pee xDDD sí, intento ir con mucho cuidado cuando escribo las conversaciones entre Devin y Buzz, pues me los imagino como dos enanos hablando de sus cosas, hablando de tonterias, haciendo el payaso y siendo serios cuando deben serlo y es complicado, intento hacerlo lo mejor posible (porque yo ya tengo una edad xD y es complicado) ¡Pero lo intento!

Starla y Jerry eran la "pareja" que iba a ser separada en este capitulo, ella no quiere ataduras, no quiere tener que preocuparse por alguien más y menos aun si hay amor de por medio, así es Starla, siempre será reacia al amor en un mundo así, más despues de todo lo que pasó, la pobre :(

Si xDD ya era hora de que Sherry se pusiese guapa y diese el paso que tenía que dar, se dio cuenta que no podía vivir asi, ya no, no apegada a un trozo de carne putrefacto, Ramón cumplió ayudándola.

Era necesario que se supiese que la mision de Bree está apunto de ser finalizada xD una vez lleguen a Reno la rubía podrá respirar y vivir tranquila, Buzz estará a salvo y ella habrá saldado la deuda con aquella niña que asesinó, además del evidente cariño que le tiene a su "piojo" Buzz, como ya dijo en el pasado episodio, es su hijo y para Buzz ella es la madre que perdió hace muchos años, su madre perdidaaaaaaaa nananana :SILB :SILB :SILB

Lo siento por lo de la lagrimilla >.< veremos si consiguen ser felices y ambos salir con vida de esto.

Yo también entiendo a Ethan, tiene a un hijo pequeño, prácticamente un bebé indefenso y le proponen un plan como ese ¿Qué otra cosa iba hacer? ¿Contarle a los demás cuando Peterson le está ofreciendo la oportunidad directa de llegar al paraiso? ¿Arriesgarse a decirle a los demás y que Peterson lo asesine antes que diga nada? Ya no podía hacer nada, hizo lo que tenía que hacer por su hijo, ahora como resulte la cosa...pues ya se verá que pasa.

Peterson jamás cambió, cuando los rescató a todos con ese camión cuando huyeron del hospital tenía claro que los necesitaba como cebo, cuando los salvó de las garras de Melissa fue por lo mismo, porque los necesitaba como cebo. Es un ser lleno de odio y no hay cosa que odie más en ese mundo que a ese grupo, a Bree, a Buzz, a JD, a todos ellos que le quitaron el liderazgo, que acabaron con su dictadura y le convirtieron en un ridiculo preso...¿Se los hará pagar? Es Peterson, creo que la respuesta está claro...veremos si falla o no. :evil: :evil:

No os podía dejar spoilers porque ya el próximo episodio empieza de una forma...bastante brutal e impactante, solo diré eso.


Mil gracias otra vez por leer y mil gracias por este año y medio siguiendo mi pequeño relato, jamás tendré palabras para agradecerte, espero que el final esté a la altura de lo que esperas y te deje con un buen sabor de boca, yo he echado toda la carne al asador, ahora solo espero que al menos...os sorprenda y os deje con ganas de más. :Ola:

Gracias, gracias, gracias y gracias.
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Robla » Lun, 29 Sep 2014, 16:31

Estuvo a la altura. Está a la altura. Y estará a la altura. Esta historia forma parte ya de mí, y siempre la recordaré, y diré a los nuevos foreros que entran aquí: leéte el fic acabado de Nadia. Es M.A.R.A.V.I.L.L.O.S.O. Creételo y has creado una obra de arte. Enhorabuena.

Nadia escribió:Gracias, gracias, gracias y gracias.


Nada, nada, nada y nada.
Saludos, Robla.Imagen
ImagenVisita: Mis Relatos Z: Otras historias y Mi Twitter. Imagen


Imagen
Avatar de Usuario
Robla
Moderador
 
Mensajes: 3791
Registrado: Lun, 31 Oct 2011, 13:16
Ubicación: Escondido.

AnteriorSiguiente

Volver a Índice general

Volver a Relatos Z

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado